Colaboradores

1 Feb 2016
Colaboradores | Por: Juan Marcos Flores

Mi héroe, mi poeta, mi mentor, gran amigo, mi padre

No voy a fingir pararme ante una multitud de personas, y verbalizar un discurso similar a una obra de arte como lo hacía mi papá. Me paro ante ustedes como el hijo de un líder, que le temía a nada, ni al baile de la muerte.

Desde pequeño, cuando atendía el kínder Montessori, les presentaba a mis amigos, a mi papá, con un orgullo inexplicable. Desde pequeño, realizaba que en los pies de mi padre caminaba un alma del porte del universo; y yo, inocente como cualquier niño, le agarraba la mano y le suspiraba su nombre a mis profesoras y a mis amigos. Él, como cualquier padre orgulloso, seguía a su hijo de la mano, mientras este sonreía con una sonrisa del tamaño de un amanecer.

No voy a fingir pararme ante una multitud de personas, y hacer que este lugar encienda en llamas mientras expreso mis sentimientos, tal como lo hacía mi papá. Me paro ante ustedes, un hijo de la vida, que le teme a nada, ni al baile de la muerte.

Mi madre y mi hermanita, siempre le hacían la cruz en la frente, así como incontables madres se lo hacen a sus hijos. Y yo, inocente como cualquier niño, miraba este espectáculo suceder, día tras día. He sido dichoso, muy dichoso, de tener tatuado en el pecho el apellido Flores; el apellido de mi padre, de mi gran amigo y de mi mentor.

Papá te dije desde el principio, desde que tengo uso de razón, que te iba a defender hasta muerte; y te lo cumplí. Te he defendido y te voy a defender hasta el día que me quite mi último suspiro y me junte contigo en el túnel de la luz. Me has enseñado a caminar, y será con estos mismos pies que caminaré hacia ti. Me escuchaste, te quiero y te queremos, con un amor sincero, y le damos gracias a la vida por ponerte en nuestro camino.

Te has ido, pero no. Vives en nuestros corazones como un fiel conmigo, un padre, esposo he hijo de Dios. No temas, mi héroe, porque son estos mismos lo que resides en la eternidad. Te has ido, pero no. Has dejado tantas huellas en este valle de lágrimas, que no es de menos decir que has tocado a una multitud de personas. De recuerdos viviremos a los que has dejado atrás, y de recuerdos moriremos cada día que estos aparezcan.

Mi padre, mi mentor, mi poeta; te has ido, pero no. He aprendido que si hay algo que decir, se debe de decir en vida. Pues ya muerto, no hay oídos que escuchen. Todos aquellos compatriotas que alguna vez te dieron la espalda, ahora lloran tu partida, y reconocen tus logros. Y yo, viendo este acto de humildad, lamento que estas almas nunca te conocieron a profundidad.

La pérdida es de ellos, toda de ellos, mi querido ser, no la nuestra. Nosotros cumplimos nuestro deber, y callamos por el bien de ellos. Nuestro silencio arrebato un mar de especulaciones y nosotros, de la mano de Dios, navegamos estas aguas turbulentas. No temas, mi poeta, nuestros versos resonarán en el valle de la eternidad.

Mi padre nos enseñó mucho a mi familia: a ser valientes, llenos de coraje y de vida. Entre tantas otras cosas, el me enseñó a cuidar de mi madre y de mi hermanita. Por ellas vivo, y por ellas muero, pues son ellas el propósito de mi existencia. Algún día me llevará Dios, así como se ha llevado a mi padre, y jugaremos ajedrez como lo hicimos tantas veces juntos. Algún día me llevará Dios, y me juntará con mi padre, aquel que me enseño y me convirtió en el hombre que les habla hoy, este día.

Y a la hora de mi partida, en la placa de mi cripta quiero escritas las siguientes palabras: “Valiente como su padre, dulce como su madre, y llena de vida como su hermana”. Gracias a que tú vas a vivir por siempre en nosotros, vamos a estar bien. Estamos seguros que tu luz nos guiará, así que vete y descansa en paz.

Gracias y que Dios los bendiga.

Juan Marcos Flores

 

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?