Colaboradores

24 Feb 2018
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Menos promesas y más obras

Cuántas veces hemos escuchado promesas que luego quedan en el olvido; este año es uno de esos en los que los políticos dejan su “zona de confort” para salir a pedir sus votos. El deseo de mantenerse en el poder los hace recorrer kilómetros y kilómetros dentro del departamento que quieren representar, prometiendo y ofreciendo muchas cosas a los votantes, que al final son engañados con tantas promesas.

Este año estamos viendo renovación en partidos políticos, escuchamos de personas independientes que ofrecen más que los candidatos partidarios y hasta escuchamos de anulaciones de votos. Lo anterior causa del cansancio de personas desilusionadas que entregan sus votos a candidatos partidarios, los cuales nunca cumplen con lo que el pueblo necesita; haciéndolos sentir NO REPRESENTADOS en la ASAMBLEA LEGISLATIVA.

Menos promesas y más obras a la hora de propones, y aprobar leyes en nuestro país, ordenanzas que favorezcan a nuestros hermanos; que nos ayuden a crecer en el área social y económica como país; a buscar propuestas y alternativas que ayuden a que los inversionistas quieran iniciar operaciones en nuestro país y que los salvadoreños tengan mayor oportunidad de optar por un empleo. Propuestas que apoyen a los jóvenes y que incluyan a toda la población, y no solo a unos pocos.

Es importante que los políticos sepan las necesidades de los salvadoreños, pero no solo saber, también trabajar por erradicar esas necesidades, por ayudar a un desarrollo, a que la seguridad en El Salvador ya no sea un problema. Que los padres puedan mandar a sus hijos a la escuela sin miedo a que les pueda pasar algo; que los jóvenes puedan salir a trabajar sin miedo a ya no regresar a casa; que la madre despeje su mente, tranquila de los pensamientos que su hijo puede, o no, regresar a casa.

A los diputados jóvenes quiero decirles que, en verdad, sean la nueva renovación de sus partidos, que trabajen por su gente, que no prometan, mejor que cumplan y que tomen en cuenta que son jóvenes al igual que el 59.17% de la población salvadoreña. Que necesitamos más empleos, mayor oportunidad de crecimiento en educación y planes de seguridad efectivos, que nos hagan sentir tranquilos.

Este es un llamado a los políticos, los salvadoreños quieren un cambio efectivo y visible para el país. Necesitan gente que en realidad los represente, personas capaces de ser autónomos en la toma de decisiones y pensar con meter fría, sobre lo que El Salvador necesita para ser un país seguro, y próspero.

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente