Colaboradores

13 Ago 2014
Colaboradores | Por: Rafael Granados

Más puentes, menos fronteras

Todos, como salvadoreños, debemos unirnos y eliminar cada una de esas fronteras que cada vez nos dividen más como país.

Los puentes, como las fronteras, son estructuras físicas. La diferencia entre ambos es que los puentes se encargan de unir un punto con otro, mientras que las fronteras hacen lo contrario: los dividen.

Cuando hablamos de puentes y fronteras no solo debemos hacer referencia a los puentes que se encuentran ubicados sobre una quebrada o río, ni tampoco las fronteras que dividen un país de otro en cuanto a geografía se refiere.

Es necesario que al hablar de este tema le demos un vistazo a nuestro país, a nuestra sociedad y fácilmente nos daremos cuenta de que en un país tan pequeño como el nuestro, con tan solo un poco más de 6 millones de habitantes, existen una diversidad de sociedades y organizaciones que en lugar de fungir como puentes y tratar de unir a nuestro país, se encargan de dividirlo cada día más.  Lo dividen con sus filosofías, sus creencias y hasta sus costumbres, que muchas veces lo único que hacen es promocionar y fortalecer la exclusión de personas.

Lastimosamente, esa es parte de la realidad que día a día nos toca vivir en El Salvador; una sociedad estigmatizada, donde si vistes bien te miran bien, pero si vistes mal te miran mal. Una sociedad donde puedes ser un ladrón respetado por usar ropas finas o puedes ser un trabajador menospreciado porque no cuentas con un buen vestir.

Todos, como salvadoreños, debemos unirnos y eliminar cada una de esas fronteras, que cada vez nos dividen más como país. Todos tenemos derecho a vivir dentro de una mejor sociedad, que sea justa y equitativa; una sociedad que extienda las manos tanto al pobre como al rico, al académico como al que no sabe leer, al empresario como al obrero que con el sudor de su frente trata de construir una mejor vida para él y los suyos.

Necesitamos reconocer que todos necesitamos de todos, y de esa manera buscar la forma de construir puentes de diálogo y entendimiento, para sacar adelante a nuestro bello país. Mientras sigamos enfocándonos en las diferencias o en aquello que nos divide, y dejemos de ver los puntos que tenemos en común, en nuestro país habrá cada día más fronteras y como resultado una sociedad dividida, que no puede producir, no puede crecer, no puede fortalecerse y mucho menos puede llegar a un mejor desarrollo.

Por lo tanto, hagamos a un lado incluso las diferencias ideológicas. Recordemos que las ideologías fueron creadas bajo intereses mezquinos; no caminemos guiados bajo un dogmatismo político. Ya vimos que los políticos poco o nada hacen para sacar adelante a nuestro El Salvador.

Caminemos por amor a nuestro país, abriguémonos con la bandera azul y blanco, bajo la cual cabemos todos. Hay muchos lugares atractivos en el mundo, pero nos tocó nacer y vivir en este pequeño país centroamericano, sintámonos orgullosos de ser salvadoreños, demostrémosle al mundo, pero primero a nosotros mismos, que somos un país con dignidad, con gente trabajadora, esforzada y soñadora. Caminemos cada día hacia un mismo rumbo, construyamos más puentes y eliminemos todo tipo de frontera. Así como en Alemania se celebró la caída del muro de Berlín en el año 1989, así nosotros cada día celebremos cuando fortalezcamos los lazos de unidad y derribemos las paredes divisorias.

Todos somos salvadoreños, todos somos personas dignas, todos nos merecemos un mejor país donde habitar. El Salvador nos necesita. Juntos hagamos un buen equipo y saquemos adelante la bella tierra cuscatleca.

26 Mar 2017
Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre

26 Mar 2017
¿Qué significa en realidad ser anti sistema?
Colaboradores | Por: Melvin Mejía

¿Qué significa en realidad ser anti sistema?

25 Mar 2017
El poder de permanecer
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

El poder de permanecer

25 Mar 2017
¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?