Colaboradores

14 Abr 2013
Colaboradores | Por: Marlon Manzano

Mami, ¿qué es lo que me pasa? HOPE El Salvador

Esta es sin duda una de las preguntas más recurrentes entre los niños menores de 12 años que empiezan a lidiar con la enfermedad del cáncer. Quizás muchos de los que leen la nota tendrán un caso de cáncer de un familiar cercano que recordar y el denominador común en todos es el prologando proceso de tratamiento, que en muchos de los casos se vuelve en uno de mucho dolor e incertidumbre para el paciente como para su familia y sus seres queridos. Ahora imagínense lo que un pequeñín puede llegar a sentir y pensar acerca de esta compleja enfermedad a su corta edad.

En El Salvador, se descubren un promedio de 200 nuevos casos al año, de estos 400 permanecen anualmente en tratamiento, en el país existe un 70% de oportunidad de curarse completamente si se sigue un tratamiento adecuado. Esto es posible gracias a que en los años 90 se hicieron apuestas visionarias para implementar metodologías y protocolos de tratamiento del Hospital St. Judes de EEUU, uno de los mejores centros de investigación del Cáncer en el mundo.

En septiembre del 2010, surge un grupo de jóvenes que, más allá del aprendizaje y la comodidad que ofrecen las aulas universitarias en El Salvador, decidieron descentrarse de si mismos y su carrera y enfocarse en educar tanto a padres de familia como a los niños que padecen de cáncer como un complemento al tratamiento médico. Posteriormente, se empezó con el apoyo emocional, apoyo económico y concientización a la sociedad.

¿Jóvenes de Economía e Ingeniería de Negocios en una asociación de Salud? De hecho, hasta mí me resultó extraño, pero al final la convicción de ayudar a que el El Salvador mejore es tan universal como cualquier causa. Estos jóvenes detectaron una gran deficiencia en el tratamiento de niños con cáncer, la cual radica en que hay muchas otras necesidades del tratamiento que no solamente se atienden con medicinas, sino que están relacionadas con el apoyo emocional, la necesidad de educación sobre la enfermedad, la concientización en los padres de familia, la necesidad de apoyo psicosocial tanto a los niños y niñas y sus padres, entre otras. Es ahí donde “HOPE El Salvador” nace, y sumado a la fuerte convicción que el voluntariado proporciona, hoy suman a más 60 jóvenes voluntarios que colaboran en las diferentes áreas antes mencionadas dentro del tratamiento para los niños y niñas con cáncer.

En los últimos dos años, junto al trabajo en equipo con doctores y enfermeras, han logrado reducir en un 5% la deserción del tratamiento para niños con cáncer dentro del Hospital Benjamín Bloom, equivalente a algo que está por encima de cualquier cifra: salvar vidas humanas. Estos jóvenes que se preparan para liderar empresas, hacer carreras corporativas, emprender, etc., están ahora a su corta edad editando y produciendo libros de alta calidad para el tratamiento psicosocial de los niños y niñas con cáncer. Entre estos libros destaca “Etapa a etapa, ¿qué es lo que me pasa?”, para niños de 9 a 12 años, el cual les ayuda a familiarizarse con la enfermedad y aprender a lidiar con muchos de los temores y hasta mitos que esta conlleva.

Estos jóvenes que emprendieron un viaje tratando de conquistar un sueño, son ahora los que, con la humildad por delante, se han dejado conquistar por la fuerte convicción de que El Salvador puede cambiar. Lo único que puedo decirles es que “quemen las naves”; ya conocieron la realidad de las grandes carencias y “tragedias” del sistema de salud público, -de hecho llegaron a un mini paraíso (Hospital Benjamin Bloom) comparado a los demás hospitales que operan en El Salvador-, su visión y convicción se vio traducida en logros y éxitos. Continúen así, pero recuerden que ustedes están llamados a cambiar la realidad no solo de un hospital; sueñen con más, ya están adentro, “hagan la bomba explotar”.

Al fin y al cabo El Salvador, más que buenos economistas e ingenieros industriales, necesita mejores salvadoreños, y ustedes van en el camino correcto. 

 

*Colaborador de MedioLleno

26 Mar 2017
Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre

26 Mar 2017
¿Qué significa en realidad ser anti sistema?
Colaboradores | Por: Melvin Mejía

¿Qué significa en realidad ser anti sistema?

25 Mar 2017
El poder de permanecer
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

El poder de permanecer

25 Mar 2017
¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?