Colaboradores

19 Ene 2013
Colaboradores | Por: Gustavo Rico

Los no cambios del Gobierno del Cambio

Cuando Mauricio Funes ganó las elecciones presidenciales el día 15 de marzo del 2009, en su discurso de agradecimiento dijo ante sus seguidores: “Quiero que esta noche tenga el mismo sentimiento de esperanza y reconciliación, que el día en que se firmaron los Acuerdos de Paz de nuestro país”. El primero de junio de 2009, en la toma de posesión como Presidente de la República, el discurso reconciliador murió de golpe, comenzando a los pocos minutos de su lectura a un ataque directo al partido que había gobernado en el pasado. Un discurso que dejó boca abiertos a muchos, pero que desde ese día no han cesado, por ese punto el tema de la reconciliación entre hermanos salvadoreños no ha existido en este Gobierno del Cambio. En, un país que salió de un conflicto armado muy violento hace poco más de una década, lo menos que la gente espera son palabras de hermandad y no de choque, ese sería un cambio importante.

 

El antiguo presentador, convertido hoy en Presidente, generó mucha expectativa tanto en el espectro nacional como internacional, pero hoy, a meses de que termine su mandato, pocos esperan que el gobierno que tuvo como lema el Cambio y la Esperanza, regale lo que muchos aún esperan: un cambio que genere paz entre todos.

El Presidente Mauricio Funes no desperdicia ninguna participación pública para atacar con palabras fuertes a sus oponentes políticos, algo que se ha hecho habitual y una carta de presentación del mandatario.

 

El lunes 21 de junio de 2010, Mauricio Funes y un enorme grupo de miembros del Gabinete inauguraron Puerto Cutuco en La Unión, develando una enorme placa del tamaño de una pared, donde reza “Inaugurado por la Administración del señor Presidente de la República Don Mauricio Funes”. El puerto que se construyó casi en su totalidad por la administración anterior, ese día era inaugurado para no funcionar, ya que seguía siendo un planchón de concreto sin funcionamiento, aún sigue así en espera de concesionarse.

El 25 de noviembre, el Presidente inaugura la apertura del Bulevar Diego de Holguín, una moderna carretera comenzada por la gestión de Arena y finalizada por el Gobierno del FMLN, pero quien pareciera se llevó todo el crédito y la atención fue nuevamente el mandatario cuando rebautizó el proyecto como Monseñor Romero, “le gustara a quien le gustara”. Sus  palabras confrontativas terminaron como siempre, aplaudidas efusivamente  por sonrientes funcionarios del Gobierno.

 

El 2013 comenzó con el lastre de enormes deudas pendientes a diferentes sectores del país, a pesar de ser el Gobierno que más ha aprobado millonarios préstamos y recaudado más dinero en la historia, según analistas económicos que semana tras semana en los diferentes medios de comunicación hacen señalamientos fuertes a este Gobierno autonombrado del  Cambio. Acá no han cambiado en nada a los errores del pasado, es más, muchos analistas acusan de haber aumentado esos vicios.

 

Pareciera que este Gobierno ha venido a finalizar obras inconclusas, pero lo que aún muchos esperan es que el Presidente retome su discurso de agradecimiento y deje la confrontación entre sectores productivos y sociales del país, posiblemente eso haya funcionado en otros países, pero no todos los pueblos son iguales, El Salvador es un país que merece vivir en paz y en armonía.

*Colaborador de MedioLleno

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar