Colaboradores

7 May 2017
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

¿Los más amarillistas son los más populares?

Mario Vargas Llosa nos dice, “en la civilización del espectáculo, el cómico es el rey”, pero ¿qué nos quiere decir con esto? Simple, si algo no es considerado como popular o llama la atención del público, no sirve. O al menos esa es la premisa principal del concepto.

Desde las teorías críticas de la comunicación, se comienza a ver a medios como impulsadores de culturas, conocimientos, pero también como productores de capital. Cada medio, no importando si es la prensa escrita, radio, televisión o medios digitales, tienen una línea editorial, pero ¿esto en que es relevante?, visto desde el punto de vista del contenido que se presenta, es casi el total sentido de ser. Lógicamente, los medios de comunicación no son organizaciones sin fines de lucro que busquen un cambio social o la educación de las sociedades, si no que buscan ser rentables y la única manera en la que se puede ser rentable en dicha área, es dándole al cliente todo lo que quiera, en este caso a la audiencia.

No es nada nuevo que la sociedad salvadoreña tenga un gusto por temas ligeros como la farándula, los chismes, deportes y una infinidad cantidad de temáticas con un ligero toque de amarillismo y sensacionalismo. Es importante señalar que no somos los únicos, si no que existen cientos de sociedades con los mismos intereses, ya sea en la misma región o en diferentes continentes, hasta en los países considerados como desarrollados o al menos económicamente. Si estos temas son los que a la audiencia les llama la atención y es lo que compran, lógicamente los medios no le darán importancia a descubrimientos científicos, premiaciones a salvadoreños en el exterior gracias a sus logros o temas de relevancia nacional, si no que a esto lo sustituirá quien discutió con quien en la Asamblea Legislativa, lo que hizo un presentador de noticias o que es lo que comen los famosos cada mañana.

Dentro del área noticiosa, este tiende a ser un tema delicado, ya que gracias a que se ha descubierto que para vender un periódico o ver un telenoticiero, se necesita abordar temas delicados, hasta el punto que ya no sirven, en el peor de los casos, para informar, sino para entretener.

Si se toca el tema de quien tiene la culpa de este fenómeno, es parecido a preguntar si primero vino el huevo o la gallina. Tampoco el propósito es buscar culpables de nada en nadie, sino la autoevaluación que debe quedar a nivel personal sobre el tipo de contenido que se consume y el abordaje que se le brinda. Entonces, ¿por qué será que los medios de comunicación más sintonizados, más leídos son los más amarillistas?

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?