Colaboradores

7 Ene 2017
Colaboradores | Por: Luis Liévano

Los jóvenes debemos redefinir el liderazgo

En el marco de una sociedad salvadoreña agobiada por problemas que van de lo económico a lo social, el significado de la palabra “liderazgo” debe ser transformado por la juventud, a fin de entender que constituyen una fuerza real capaz de plantear nuevas perspectivas y soluciones a un país que urge de ellas.

La redefinición del concepto de liderazgo parte de la premisa que para transformar la realidad, no basta con organizarse y actuar en contra del sistema, pues tal como planteaba Ignacio Ellacuría, se debe pensar, entender y analizar con profundidad, para hacerse cargo, cargar y encargarse de la realidad. En otras palabras no es suficiente ser rebelde, se debe actuar con visión y firmeza, guiada por la razón y el entendimiento del problema.

Este planteamiento implica una formación integral, puesto que tal como afirmó el pensador mexicano Alfonso Reyes en la Cartilla Moral: “no hay desarrollo integral si no hay educación integral; la educación o es integral o no es verdadera educación”; sin embargo, frente a esta visión se oponen indicadores que vislumbran los retos a superar.

De acuerdo a las estadísticas de la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo (FUNDAUNGO), uno de cada cuatro jóvenes no estudia ni trabaja; por si fuera poco, otro punto desalentador es que pese a que existe una proyección de que la única universidad pública del país alcance el 3% del Presupuesto General de la Nación para el año 2019, se continuaría siempre por debajo de la media centroamericana.

Acceder a una formación universitaria tampoco es fácil, en este año, de los 18,485 aspirantes a nuevo ingreso de la Universidad de El Salvador (UES), solo aprobaron en primera ronda 3,217, equivalente al 17.40% del total. Si ponemos en contexto estos datos, El Salvador afronta problemas de solvencia, por lo que se ve limitado a regular sus gastos en programas sociales; solo en el ramo de Educación, el presupuesto de 2017 tiene previsto una reducción de $300 mil dólares.

Frente a todo esta adversidad, cabe preguntarse, ¿cómo poder formarnos y hacer un cambio al país si al parecer las autoridades no están apostando lo suficiente para la generación de esta nueva clase de líderes? Considero que pese al inapropiado contexto, no debemos perder jamás la esperanza de superarnos, puesto que tal como mencioné al inicio, más que un movimiento constituimos una fuerza vital capaz de mover el desarrollo del país.

Hay una idea en la que creo firmemente y fue expuesta por uno de los periodistas más grandes del mundo, Ryszard Kapuściński, en el marco de los talleres impartidos por la Fundación Nuevo periodismo Iberoamericano, que considero, es válida en todo aspecto de la vida humana: “Un hombre ambicioso y esforzado, capaz de tratar a los otros como sus amigos y no como sus enemigos, puede desarrollarse y conocer el éxito”.

No hablo de profesionales ni especialistas, sino de ciudadanos íntegros, que velen por el futuro del país, hablo de una nueva clase de líderes.

2 Dic 2017
¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?

26 Nov 2017
Vida = PASIÓN
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Vida = PASIÓN

25 Nov 2017
No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

No seamos parte de la “legión de necios” en las redes sociales

19 Nov 2017
La vida de un animal en El Salvador
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

La vida de un animal en El Salvador