Colaboradores

8 Mar 2013
Colaboradores | Por: Mardoqueo Chavarría

Leer, el primer paso al poder

Estamos frente a una etapa de la historia de El Salvador en la que muchos nos sentimos, no cansados, sino, agotados al extremo de la farsa política de esta nación, en la que se viene llenándole al pueblo –desde que tengo uso de razón– de ideas políticas, mentiras económicas, promesas sin fundamentos… y al final, por la misma razón, promesas vacías.

 

Si lanzamos una evaluación del proceso de crecimiento económico del país, nos damos cuenta de la realidad: El Salvador para pagar su deuda externa tendría que dejar de comer y consumir lo que consume durante 6 meses, y destinar todo lo producido durante esos 6 meses (incluyendo las remesas familiares) al pago de dicha deuda para saldarla.

 

Pero el pueblo sigue cayendo en la misma mentira barata de que “El Cambio Viene” “Sigamos Por El Cambio” “Juntos por un mejor El Salvador” “Lo mejor está por venir” ¡BASTA!

 

Señores, esta es la realidad: las estadísticas muestran que la población estudiantil universitaria apenas se ha incrementado en la última década, y que solo una tercera parte de los estudiantes que finalizan el bachillerato accede a la universidad (“El limitado acceso a la educación superior”, Editorial YSUCA), esta misma población estudiantil son los que están conscientes intentando luchar por que se escuche la voz de un pueblo que es mudo porque no busca informarse, y me atrevo a decir que de esa estadística, el 1% (con suerte) es el que se está metiendo en asuntos políticos. Las antiguas momias del escenario político no dan paso a nuevos rostros, cuando hoy día hay jóvenes con la igual o mayor preparación de la que muchos de ellos poseyeron cuando tomaron su rol como “padres de la patria”.

 

El pueblo necesita leer, necesita conocer, necesita investigar, necesita estudiar, necesita ¡pasión por la patria! No para pretender lograr grandes cambios, aunque estos mismos se darán a medida que el pueblo sepa sus derechos, sino mas bien para exigir que el trabajo para el cual fueron contratados estos representantes del Estado sea cumplido como debe ser y no sean ellos los que exijan al pueblo darles más de lo que ellos en realidad merecen.

 

Los diputados y cada representante del Estado, incluido el presidente de la república son empleados del pueblo: nosotros los contratamos, y nosotros les pagamos sus excentricidades, bien merecemos explicación de cómo nuestros recursos están siendo manejados, detalles del trabajo que están realizando con nuestros recursos, y frutos del trabajo realizado.

 

Si bien es cierto no llegaremos a ser un Wonderland a corto plazo, pero podemos llegar a hacer las cosas de manera correcta, creo que tanto los micro empresarios, los campesinos, las amas de casa, los estudiantes, el trabajador, la niñez, en fin todos merecemos  un gobierno que use de manera correcta los recursos que nos cuestan a todos nosotros y que ganamos en su momento con el sudor de nuestras frentes.

 

En conclusión, esto solo es un llamado de atención no solo al estado, sino al pueblo. Seremos capaces de exigir si conocemos lo que debemos exigir, pero si no lees y te informas, serás como un peatón más siendo entrevistado en las mañanas frente a Metrocentro sin saber qué contestar pues no tienes la más mínima idea de la realidad actual del país al que dices llamar “patria”.

MI PUEBLO SE PIERDE POR FALTA DE CONOCIMIENTO – Sagrada Biblia

  • BUENOS DIAS,COMPARTO SU OPINION SOBRE UN PERIODISMO HONESTO,QUE BONITO SERIA PARA NUESTRA SOCIEDAD QUE VARIOS PERIODISTAS Y MEDIOS DE COMUNICACION TANTO ESCRITOS,TV,VIRTUAL FUERAN HONESTOS. LE FELICITO,BUEN DIA.

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar