Colaboradores

1 Jun 2014
Colaboradores | Por: Jaime Ramírez

Las víctimas de la violencia

Las    pandillas y la violencia juvenil han seguido su proceso de mutación delincuencial al grado que se calcula que el 70 por ciento de las extorsiones salen de manera directa de las cárceles.       

“Vi tu enérgica protesta delante de las cámaras de televisión, en la manifestación realizada en favor de los presos pandilleros y su transferencia a otras cárceles del país. Vi cómo te quejabas de la distancia que te separa de tu hijo y de lo que supone económicamente para ti ir a visitarlo como consecuencia de esa distancia. Vi también toda la cobertura que dedicaron a dicha manifestación, así como el apoyo que tuviste de otras madres en la misma situación y de otras personas que querían ser solidarias contigo y que cuentas con el aval de entidades en defensa de los derechos humanos, como ONG. Incluso, has salida favorecida por la tregua.

Yo también soy madre y puedo comprender tu protesta e indignación. Enorme es la distancia que me separa de mi hijo, trabajando y ganando poco. Idénticas son las dificultades que tengo para visitarlo. Con mucho sacrificio, solo puedo visitarlo los domingos porque trabajo incluso los sábados para el sustento y educación del resto de la familia. Felizmente, también cuento con el apoyo de amigos, familia, entre otros.

Si aún no lo sabes, yo soy la madre de aquel joven que murió cuando se dirigía al instituto en el transporte público y fue tu hijo quien lo asesino por quitarle su camiseta del INFRAMEN.

En la próxima visita, cuando tú estés besando y acariciando a tu hijo, yo estaré visitando al mío y con unas flores en su tumba. Ah, se me olvidaba: ganando poco y sosteniendo la economía de mi casa, a través de los impuestos que pago al gobierno de El Salvador, tu hijo seguirá durmiendo en un colchón y comiendo comida caliente todos los días.

Otra cosa querida, ni en el cementerio, ni en mi casa, nunca vino ningún representante del presidente Funes, que tan solidarias son contigo, para darme apoyo ni dedicarme unas palabras, menos  para decirme cuales son MIS DERECHOS”. (Carta anónima)

No se sabe quién es la autora de esta carta, pero quien la haya escrito ha interpretado genuinamente el sentimiento popular que atraviesa el pueblo de El Salvador. Las pandillas y la violencia juvenil, han seguido su proceso de mutación delincuencial al grado que se calcula que el 70 por ciento de las extorsiones y las órdenes para que asesinen, salen de manera directa de las cárceles, incluidas las de máxima seguridad.

No obstante, no hay un reconocimiento oficial de las autoridades penitenciarias que el problema ya se salió del control y que se ha desbordado. Cada día que pasa los reos y sus familiares siguen exigiendo derechos, producto de la famosa tregua que propició el gobierno y que estuvo abalada por el ministro de la Defensa Nacional. Piden ampliar las visitas íntimas, que los traten como a huéspedes y que les tengan misericordia. Esas comodidades han provocado que los reos se organizaran dentro de los recintos penitenciarios, creando como una especie de grupo Holding, donde se distribuyen los distintos actos ilícitos.

Estas son algunos de las cosas de las que se quejan los reos y sus familiares que nos los dejan hacer dentro de las cárceles.  Ellos piden y piden, pero no dejan delinquir aun dentro de las cárceles. Siguen llevando el terror a las familias, con la famosa renta y el control territorial. Esta es la gran deuda que deja el gobierno del presidente Funes. La tregua ha provocada una escalada mayor de víctimas en estos días como una manera de presión al nuevo gobierno. Lo cierto de todo esto que el único que puede cambiar genuinamente los corazones de estos grupos delincuenciales es nuestro Dios.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?