Colaboradores

14 Jul 2018
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

Muchas veces renegamos y nos lamentamos de las decisiones que nosotros mismos hemos tomado en las urnas a la hora de votar, pensamos por ideología y no la lógica, no nos damos cuenta del mal que nos estamos haciendo. El gran filósofo griego Aristóteles decía: “nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta”; y vaya que tenía razón, hoy vemos reflejado en nuestro Estado nuestra forma de actuar, en pocas palabras todo lo que nosotros por ideología afirmamos el día de las elecciones, hoy con hechos lo estamos sufriendo.

Solo para tener hilo inicial en este editorial quiero contarles como 17 diputados de la Asamblea Legislativa, durante el periodo 2015-2018, gastaron más de $200,000 dólares en “viajes oficiales”, reservados en su mayoría en asientos de primera clase. Al parecer, para estos diputados los problemas financieros del Estado y las cargas con las que luchan los salvadoreños son pocas.

Nosotros hemos elegido de todo un poco, desde diputados que sí han llegado a trabajar a la Asamblea hasta diputados que en televisión nacional afirman ser los peores pagados y que son a los que más se le exige en su trabajo. Pero, entonces vemos viajes que realizan como el diputado que fue al Mundial Rusia 2018, caso del diputado Carlos Reyes, que aunque dijo que su viaje fue costeado de manera personal, no dejemos de lado que es el pueblo quien los mantiene; y lo hace con un sueldo bastante injusto para algunos que no legislan por un buen El Salvador.

Causa mucha risa escuchar al Presidente de la Asamblea Legislativa decir que en la nueva legislatura 2018-2021 se tendrá como fundamento principal la “austeridad”, cuando algunos no saben trabajar por un bien común del pueblo salvadoreño; pueblo que apenas sobrevive con un sueldo de $300.00 dólares mensuales. Con este salario mínimo, los salvadoreños viven en estado de calamidad, pecaríes alimenticia, falta de medicina en hospitales públicos, mala educación, delincuencia elevada en un 100%, escuelas que parecen ruinas y un El Salvador que, poco a poco, se está yendo al vacío por la pobreza, deudas y malas gestiones.

Analicemos que es lo que queremos para nuestro país ¿queremos seguir sufriendo la consecuencia de nuestras malas decisiones? O queremos cambiar nuestro destino, levantarnos en lucha y pedir que nuestros derechos básicos como: a una educación digna, el derecho a una familia que está siendo violentado por la delincuencia, el derecho a un bienestar social y a salud que por la falta de medicina y presupuesto quebrantado. Es hora que nosotros tomemos las riendas de nuestro país, que seamos nosotros los autores de un cambio positivo, NO POR IDEOLOGÍA si no por lógica, saber que nosotros tenemos el control total de nuestro país y no los políticos como nos han hecho creer. Somos un país democrático capaz de hacer valer nuestros derechos y hacer que nuestra voz sea escuchada en cada rincón del país.

Este editorial lo he escrito con el propósito que nos analicemos y que veamos más allá de donde no hemos logrado ver aún, y así evitar LAS CONSECUENCIAS DE NUESTRAS MALAS DESICIONES.

19 Ago 2018
Una lección de optimismo
Colaboradores | Por: John Guzmán

Una lección de optimismo

18 Ago 2018
El Salvador sin machistas
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

El Salvador sin machistas

12 Ago 2018
La realidad de El Salvador
Colaboradores | Por: Gustavo Araniva

La realidad de El Salvador

12 Ago 2018
¿Y si mandamos la basura a la LUNA?
Colaboradores | Por: Rodrigo Mundo

¿Y si mandamos la basura a la LUNA?