Colaboradores

2 Abr 2017
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¿La violencia ya es normal?

La violencia es un fenómeno social que responde a un proceso de construcción social, pero no debe interpretarse como un componente inmodificable de la condición humana. Aún con todos los logros y retrocesos, podemos considerar que hemos avanzado. Muy lentamente hemos desarrollado conciencia social y hemos logrado instalar derechos, y principios de justicia.

A esta altura, sabemos que los cambios son posibles si se intentan por un doble camino: el del compromiso auténtico de gobiernos y líderes, y el del sostén en la cotidianeidad, en el compromiso de los pequeños espacios. Es en el hacer diario, donde construimos identidad. Así, la violencia no es un agente externo que simplemente se nos impone; por el contrario, surge de la convivencia, es emergente de nuestro estilo de vida.

Un tema como el de la violencia social, justamente, se reconstruye en todos los momentos de participación social y resulte claro, o no, siempre estamos en espacios de participación social.

Podemos hablar no solo de una violencia que vemos en nuestro país, sino alrededor del mundo podemos ver como el ser humano pasa de violencia verbal a guerras de nivel mundial. Lamentablemente, vivimos en un país donde todo tipo de violencia “es algo común”; ahora en día, nos alegramos por el hecho de que solo han asesinado a 15 personas, cuando el promedio suele ser de 25 personas.

Todos los días, los medios de comunicación difunden noticias sobre asaltos, asesinatos, violaciones, secuestros, agresiones y otras manifestaciones de violencia social. Lamentablemente, estas situaciones se han vuelto tan frecuentes que ya no nos sorprenden y acabamos por considerarlas “normales”. Pero, no es verdad. La violencia nos despoja de nuestra calidad de seres racionales para convertirnos en salvajes.

¡¿Acaso los crímenes en nuestro país ya son parte de nuestra pobre cultura?! Lamentablemente como ya lo argumenté, sí.

En resumen, nuestra sociedad a pesar de ser “civilizada”, no solucionamos los problemas y desacuerdos por medio del diálogo racional. En vez de eso, creemos tener el poder de arrebatar la vida de uno, o más inocentes. Lo cual no debería ser para nada “normal” o hasta “común y corriente”.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?