Colaboradores

21 Mar 2015
Colaboradores | Por: Abner Alvarenga

La verdadera revolución

El Salvador aclama por jóvenes protagonistas del desarrollo y de los cambios estructurales que anhelamos como país.

Los jóvenes somos la generación que debe construir una nueva clase política por el futuro de nuestra patria. El Salvador ya no debe ser el país de la desesperanza. Debe ser el país que esté en marcha que su verdadero desarrollo y cambio sea posible, no como promesa de campaña sino como una realidad palpable y cotidiana. La recién pasada campaña electoral tendrá relevancia en la historia de nuestro país, ya que la mayoría de partidos políticos decidieron darle matices de renovación a algunas candidaturas especialmente a la Asamblea Legislativa.

A varios días de iniciado el escrutinio final se pudo extra oficializar que la mayoría de políticos que buscaba una reelección en el congreso se había agenciado tres años más como diputados, muchos de ellos con más de dos décadas en el mismo puesto. Lastimosamente la mayoría de candidatos nuevos y jóvenes no pudieron llegar ni por residuos a la Asamblea.

Como joven lleno de visión y creyente de una restauración y renovación política, la nueva realidad más que oficializada para los próximos tres años me hace pensar que nuestro país, más que un relevo generacional, necesita un relevo ideológico e intelectual. Nuestro país necesita un nuevo rumbo, un nuevo espíritu.

El Salvador necesita una verdadera revolución, no de armas sino una revolución intelectual. Somos los jóvenes llenos de nuevas energías con una visión nueva no extremista los que debemos construir una verdadera revolución para recuperar la dignidad, la fe, la confianza en nosotros mismos, pero el principal cambio que quiero resaltar es que con todos los rostros llenos esperanza por obtener una mejor patria. Como ave fénix el pueblo salvadoreño se debe levantar de entre las cenizas de la incapacidad para gobernar de un partido político.

Debemos construir una patria nueva, una patria hermosa, más justa y democrática; una patria de todos, ese debe ser nuestro primer y principal cambio. Solo así será un orgullo contarle a nuestras futuras generaciones como es la verdadera revolución y un triunfante relevo generacional, cuando ahora solo nos da vergüenza los pactos con criminales, despilfarro, compra de voluntades en la Asamblea, dos gobiernos incapaces, persecuciones políticas, ideologías retrogradas que han fracasado en el poder.

El Salvador urge de jóvenes emprendedores, necesita que más jóvenes se involucren en política que analicen y critiquen el acontecer nacional. El Salvador aclama por jóvenes protagonistas del desarrollo y de los cambios estructurales que anhelamos como país. Es el momento de cambiar nuestra dura realidad, de resurgir y de recordar que nuestra mayor gloria no consiste en nunca caer, sino en crecer y levantarnos cada vez que nos caemos. El Salvador tiene esperanza, estamos de rodillas, pero llegó la hora de levantarnos y empezar a construir un mejor futuro para nosotros y para las nuevas generaciones.

El temor al fracaso es el más grande estorbo que enfrentamos, pero es necesario que entendamos y creamos. Todos lo hicieron: los grandes hombres y mujeres de la historia. El fracaso solo es el primer y necesario peldaño para llegar al éxito. Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar, pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar.

Pongámonos bien los guantes, sabiendo que podemos fracasar, pero con una visión y misión clara que no hay nada más poderoso que una idea a la cual le llegado su tiempo. Nosotros, los jóvenes, tenemos las ideas, las energías, los principios, las convicciones y la verdadera disposición de crear una verdadera revolución y transformación política, ideológica pero sobre todo de desarrollo para El Salvador.

18 Nov 2018
PAES?¿Qué hay detrás de los resultados de la PAES?
Colaboradores | Por: Walter Iraheta

PAES?¿Qué hay detrás de los resultados de la PAES?

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI