Colaboradores

8 Feb 2013
Colaboradores | Por: José Rengifo Arévalo

La transformación de un político: Ciro Zepeda Jr.

Hay un dicho muy sabio que dice que “somos dueños de nuestro silencio y esclavos de nuestras palabras”… Esta frase hace mención a la idea u obligación ética que tenemos cada uno de nosotros de ser fieles a nuestras convicciones, sobre todo cuando ya las hemos hecho manifiestamente públicas a los demás. Una persona cuyas acciones no van de acorde a sus palabras puede ser considerada como falsa, mentirosa y oportunista. En el campo de la política estas personas se vuelven mucho más peligrosas.

 

Según una publicación de Diario El Mundo, de fecha veintiuno de noviembre del dos mil doce, Ciro Zepeda Jr. consideraba “desafortunado” que el diputado Guillermo Gallegos, del partido GANA, dijera que el PCN podía formar parte de una alianza que buscaría respaldar a Tony Saca como candidato presidencial para las elecciones del dos mil catorce.

 

Zepeda Jr. manifestó en ese momento que el partido GANA era un “adversario político”, y que “respaldar a Saca, en una tercera vía, significaría facilitarle el triunfo al FMLN, porque se dividiría el voto de la derecha.” Incluso hizo una analogía y sostuvo que “en El Salvador no debe repetirse la historia de Nicaragua, donde la división de la derecha facilitó el triunfo del sandinismo.” Sus declaraciones parecían entonces muy lógicas: habiendo dos candidatos fuertes de la derecha, la izquierda mejoraría exponencialmente sus probabilidades de ganar nuevamente la presidencia del Ejecutivo.

 

Pero además, para que no existieran dudas, Zepeda Jr. aclaró que esa no era solamente su opinión personal, sino también “la de su padre, Ciro Cruz Zepeda,” el otrora líder del Partido de Conciliación Nacional (PCN). En consecuencia, Zepeda Jr. manifestó que apuntaban a poder acompañar a ARENA en las elecciones presidenciales del dos mil catorce, a cambio del puesto de la vicepresidencia con Norman Quijano…

 

Sin embargo, tan solo dos meses después de haber dado esas declaraciones, otra publicación en el DiarioLa Página, de fecha veinticuatro de enero del presente año, citó que Ciro Zepeda Jr. era el “más optimista del despunte y eventual triunfo que tendrá Tony Saca (en las elecciones presidenciales)”, triunfo que se lograría “con la conformación de un bloque de partidos” que incluía al partido GANA (su hace dos meses “adversario político”).

 

En esta ocasión, Zepeda Jr. dijo a ese medio de comunicación que “el ex presidente Saca representa una oportunidad alta para terminar la polarización” y acusó al candidato de ARENA, Norman Quijano (a quien hace dos meses había dicho que quería acompañar con un candidato del PCN en la vicepresidencia) de “lanzar una campaña adelantada que viola las leyes.” Es decir, hace dos meses había estado dispuesto a apoyar a un político que, según sus propias palabras, “viola las leyes”.

 

¿Que paso en estos dos cortos meses? ¿Qué causó que dos supuestos detractores de la candidatura de Saca (Ciro Zepeda padre e hijo) ahora apoyen abiertamente su candidatura? En este país en el que pocos son esclavos de sus palabras, cualquier cosa puede pasar. Si pudo pasar en dos meses, ¿qué otras sorpresas nos esperan de aquí al dos mil catorce?

28 May 2017
Estas son las turbas pagadas por los tiranos
Colaboradores | Por: Juan Carlos Rivas

Estas son las turbas pagadas por los tiranos

28 May 2017
Cuando la educación es mercancía
Colaboradores | Por: Ricardo Corado

Cuando la educación es mercancía

27 May 2017
Unidos somos azules
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

27 May 2017
Desde El Salvador: carta a Leopoldo López
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Desde El Salvador: carta a Leopoldo López