Colaboradores

23 Sep 2017
Colaboradores | Por: Mario Recinos

La trama del populismo

En El Salvador se viven momentos de reflexión, en un año preelectoral, los ciudadanos ya no confían en las instituciones estatales y ni hablar de los políticos. Es el escenario perfecto para la aparición en escena de un personaje que asuma el “protagonismo salvador”, es el momento del “populista”, aquel que todo lo sabe, aquel que todo lo puede, ese que sin explicar cómo dice que “logrará redimir al país”, el pueblo en su desesperanza le cree y prácticamente sus palabras son doctrinas, que se deben seguir con exactitud y todo aquel que diga, o piense diferente se le reduce a “estar equivocado”.

En las últimas semanas el alcalde de San Salvador y su partido han protagonizado una intensa “trama”, en donde se acusan, se comparan, se perdonan y se vuelven a pelear; lo cierto, es que mientras la atención está enfocada en la expulsión o permanencia del alcalde, vale la pena señalar datos que parecen perderse en el guión de esta “novela”.

Bukele ingresó al FMLN por voluntad propia, es decir, pudo elegir cualquier otro partido, pero escogió al FMLN. Bukele criticó recientemente la gestión presidencial de Mauricio Funes, sin embargo, fue en su gestión que él decidió ingresar al FMLN y no realizó críticas directas al entonces presidente Funes. Así mismo, Bukele afirma que en El Salvador “no tenemos presidente”, parecería que él no voto por Sánchez Cerén, pero si lo hizo y le acompañó en su campaña.

A pesar de todos los esfuerzos del alcalde por desligarse de su partido, eso es algo casi imposible. No se puede ir por la vida afirmando ideales y al siguiente día estar en contra de esos ideales que antes proclamaba. Racionalmente, sólo puede explicarse con dos palabras: bipolaridad o hipocresía, cuál sea es lamentable. Necesitamos políticos serios, políticos responsables que abandonen sus agendas personales y prioricen el bienestar de los ciudadanos.

Así como el alcalde tiene cierta razón en decir que el FMLN se parece a ARENA, también la tienen aquellos que piensan que él se parece a Mauricio Funes o Antonio Saca. No se puede señalar un problema, si tú eres en parte del generador del mismo; por el bienestar del país, urge un cambio generacional, pero no sólo en edad. Se necesita un cambio en la forma de hacer política.

Mientras los unos se pelean, se abrazan y se vuelven a pelear, en las calles se transita con temor. El pueblo lucha, día a día, por sobrevivir; el gobierno anuncia problemas para poder pagar el subsidio del gas; el pueblo no tiene trabajo y la economía está estancada. Entre muchos problemas que los ciudadanos atraviesan en su afán del día a día, valdría la pena que en lugar de darle cumplimiento a su “guión”, honraran el salario que ganan gracias al esfuerzo de muchos salvadoreños que a pesar de todas las dificultades sale a trabajar. Este es un llamado a los ciudadanos, en la novela que estamos viendo “el que señala es igual que los señalados”. No más falacias.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?