Colaboradores

6 Abr 2013
Colaboradores | Por: Gabriel Aguiar

La política rejuvenecida

¿Por qué los niños salvadoreños tienen que crecer pensando que la política es mala?¿Por qué estos niños que son la esperanza de un país, tienen que crecer pensando que esto es lo último que incluirían en su vida y que mejor la dejan a otras personas que tampoco quieren hacer política? ¿Es acaso que los políticos actuales la han arruinado y manchado tanto que nadie quiere formar parte de ella?

Siempre he pensado que la solución a los problemas que aquejan a todo el país, somos todos quienes lo formamos y, por esto mismo, tiene que haber un grupo de personas capaces de llevar un cargo político y desarrollarlo de muy buena manera.

Los futuros dirigentes del país son esos niños en instituciones educativas que desde pequeños piensan que la política es una rama en la cual nunca incursionarían debido a que está manchada por la corrupción, el interés propio y mal intencionado. Esto hace olvidar cuál es el verdadero objetivo de la política y su verdadera esencia como principio; citando a Aristóteles, la política es simplemente “La actividad humana tendente a gobernar o dirigir la acción del estado en beneficio de la sociedad…”. La esencia que mencionamos son las palabras: “… en beneficio de la sociedad…” donde queda plasmado que es una actividad orientada a la ayuda y colaboración. Si esto es así, ¿por qué los niños piensan que la política es tan mala?

Las personas que desempeñan puestos en política han manchado y corrompido tanto la percepción de ella, que no podemos esperar que gente con creatividad, inocencia, proactividad, innovación y fundamentos basados en los principios básicos de la integridad humana y ciudadana quieran aspirar a involucrarse en actividades políticas y dirigirla hacia un nuevo enfoque.

Necesitamos empezar a enseñar a todos que la política no tiene por qué ser mala, por el contrario, mostrar que es un camino a la solución de muchos problemas. Ayudar a que los niños y jóvenes quieran aspirar a la política, porque de lo contrario, tendremos a las mismas personas continuando con lo que ha causado la mala percepción de la política.

Pareciera que nuestra política está envejecida, es solamente más de lo mismo, nada nuevo, nada más efectivo, nada mejor, nada innovador, nada que podamos llamar “luz en el camino”. No podemos resolver esta problemática si no hay personas dispuestas a darle un giro y cambio a la política empolvada que hemos venido desarrollando, más aun, cuando las únicas personas que incursionan en ella son gente que “trae más del mismo producto”. ¿Acaso nuestro país es el mismo de hace diez o veinte años? Nuestras generaciones van cambiando, y por ende, son estas quienes pueden dar un cambio actualizado a la política nacional, generaciones que sueñen con mejorar a su país y no dejar que otros lo mal conduzcan, poder dar su aporte a la nación y llenar de nuevas propuestas nuestro sistema. Nuevos y apasionados políticos en desarrollo, que desde niño sueñen con entregar su esfuerzo al país que los vio nacer.

Enseñar que se puede hacer política sin corrupción, borrando la mala percepción que existe de la política, tomar decisiones que puedan en verdad traer beneficios a todos nuestros hermanos salvadoreños; de esta manera tendremos a muchos aspirando a la política, a la inclusión de opiniones, a la creatividad de ideas, a la innovación de mentalidades, todo dirigido a un bien común, a un objetivo claro, a una política rejuvenecida.

*Colaborador de MedioLleno

15 Ene 2017
Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente
Colaboradores | Por: Caleb Padilla

Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente

14 Ene 2017
¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?

14 Ene 2017
Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?
Colaboradores | Por: Fernando Portillo

Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?

14 Ene 2017
No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista
Colaboradores | Por: Zabdiel Pereira

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista