Colaboradores

3 Feb 2018
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La oportunidad que se fue

En 2010 se dio un gran paso en el país, la Asamblea Legislativa aprobó con 53 votos las candidaturas independientes. Esto significó que cualquier persona podía postularse sin necesidad de pertenecer a ninguno de los partidos políticos existentes, o que existirán. Era un gran paso para la democracia y sería probada en las elecciones del 2012.

Sin embargo, de todos los candidatos postulados en esas elecciones, ninguno de ellos logró el mínimo de votos requerido para poder quedarse un poco más en el ojo público. Como consecuencia, los mismos políticos de los partidos de siempre siguieron ocupando su puesto como diputados en la honorable Asamblea.

Ahora, para las elecciones del 2018 la disposición de las candidaturas independientes sigue vigente y son cuatro los que harán el intento para hacerse de un puesto en la Asamblea. Esto al lado de las 24 candidaturas por cada uno de los 8 partidos para San Salvador; 192 candidaturas contra 4 solamente.

Mientras tanto, se habla de falsa renovación de diputados por los dos partidos dominantes; la aparición y desaparición de los partidos de temporada (esos que no logran el mínimo, desaparecen y aparecen nuevamente en la siguiente elección, siempre buscando una coalición), no se puede dejar de pensar en estos 4 personajes que se postulan.

Todo esto se suma a la creciente tendencia de anular el voto, que se ha hecho popular tras la llamada del alcalde capitalino, para tratar de hacer un “cambio” en la Asamblea con los partidos y los denominados por muchos como “dinopolíticos”. Claro esto luego que se obstaculizara la creación de un partido que apoya al alcalde y quedarse sin la oportunidad de inscribir diputados por su cuenta. A pesar de ello, mucha gente apoya la idea de anular el voto, cambiar los aires en la política nacional y mandar un mensaje.

La oportunidad se tuvo, la dejamos ir. Si queríamos cambiar algo, debimos aprovechar aquel 2012 cuando la candidatura independiente estaba en “auge”; cuando se hablaba mucho de ello y se tuvo la oportunidad de poner otro tipo de gente, gente sin ataduras en las sillas de diputación.

Se escogieron a los mismos, por esos que no importa si son jóvenes o mayores, todos votaran como bloque y como su partido se los manda. Que no sirve tener 84, porque al final se define entre partido y partido, y cómo mueven a los menores para poder aprobar lo que mejor conviene. Los que defendieron el bono navideño, los mismos de siempre. En esas elecciones podríamos haber hecho lo mismo e introducir más gente nueva, pero perdimos la oportunidad. Ahora, la llamada desesperada a anular el voto que al final no servirá de mucho y los mismos de siempre seguirán ahí tras estar pidiendo el voto.

El Salvador tuvo una gran oportunidad y la perdió, la dejo diluir y ahora se ve en el llamado de alguien a quien no lo dejaron jugar. “No jueguen ese juego, anulen el voto. Esperen a que yo esté en el partido y entonces jugamos todos, mientras no, no lo hagan, no caigan en politiquería barata”, dice. La ironía abunda y no perdona a nadie.

Al final, quizás nunca sabremos si los diputados independientes pueden cambiar algo, tal vez se pueden dejar seducir por los favores de los grandes partidos y terminarían apoyando al mejor postor. Tal vez se moverían de forma independiente, como su título lo dice, y en realidad buscarían lo mejor para el país; tal vez, hay miles de posibilidades perdidas.

Al no tomar esa decisión nunca lo sabremos, pero de haberla tomado, al menos sabríamos que era lo correcto para el país, y que no. Ahora anular el voto es lo que queda, cosa que no ayudará de mucho a los verdaderos intereses del país; pues conociendo la política salvadoreña lo que podría pasar, en todo caso, sería que las elecciones se repitan y con el gasto millonario que esto conlleva.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?