Colaboradores

24 May 2015
Colaboradores | Por: Abner Alvarenga

La Izquierda que se olvidó del pueblo

¿Alguna vez se han preguntado hasta cuándo los salvadoreños podremos tener todo lo que un pueblo trabajador merece tener? 

Einstein decía que no puede resolverse un problema usando el mismo nivel de energía que se usó para crearlo. Es así que disculpen señores del FMLN, pero su forma de gobernar es y ha sido un callejón sin salida.

Un pueblo que solo ha sido utilizado por casi seis años para crear la clase de boli burgueses salvadoreños (que ha hecho una fiesta de los recursos de  este país), nos impusieron más impuestos, nos terminaron de quebrar el agro, dependemos totalmente de la importación de alimentos, porque nunca tuvieron una visión de país porque quizá no les ha interesado nunca. Ahora se rasgan las vestiduras diciendo que están sacado adelante al país cuando estamos como estamos por políticas sin visión, por corruptos que han inundaron las instituciones de gobierno.

Desde la campaña presidencial del 2009 los rojos ilusionaron al país y se llenaron la boca diciendo que tenían la solución bajo la manga, con su populista y retórico lema de campaña “Nace la esperanza, viene el cambio”. Pero no nos dijeron qué cambio venía. El cambio a la violencia desbordada, a la hambruna en la que vivimos, al alto costo de la vida, permitieron que se les quitaran el subsidio al pueblo que se esfuerza, porque teniendo la mayoría de votos y de poder en la Asamblea Legislativa NO se ha visto un partido solidario con el pueblo, sino todo contrario. Han llegado a hacer todo por lo que vociferaban, lo que decían que jamás iban a ser, pero todo eso ya se les olvidó, se engancharon a la gente, son los nuevos ricos de este país y el pueblo salvadoreño fregado como siempre.

No es justo para El Salvador que en la recién campaña electoral los mismos del gobierno nacional, los mismos que no han podido conducir el país por casi seis años nos hablan de “Nuevas Ideas” o de “Pensemos en Grande” envueltos en otros colores, porque siguen siendo los mismos; los mismos que se han adueñado de fondos públicos desde la Asamblea para la compra de terrenos con una negociación amañada, los mismos que siguen complaciendo a las pandillas.

Le hago un llamado a los jóvenes de izquierda, pero a los de la izquierda pensante y renovada, a que luchen desde su trinchera para que la cúpula retrógrada de su partido cumpla con sus promesas. Los jóvenes salvadoreños tenemos el derecho a soñar y el gobierno la obligación de hacernos esos sueños realidad, de abrirnos las oportunidades para llegar tan lejos como podamos. No es posible que con sus “Nuevas Ideas” y “Pensando en Grande” aún haya jóvenes que se sacrifican para sacar una carrera y al salir de las universidades no encuentran oportunidades de empleo. No es posible que pese a sus discursos retóricos y populistas muestren la incapacidad de gobernar y de administrar los recursos del Estado.

Ustedes, jóvenes de la izquierda pensante, no pueden seguir apoyando a una ideología sin visión. El Salvador no se merece más endeudamiento, no se puede crecer aplastando al grande, no se puede ayudar a los demás a costillas de otros. Es imposible que nuestro país se desarrolle estando en contra de la empresa privada, que es la única generadora de empleos.

Tengo la firme convicción de que si trabajamos juntos y lo hacemos diferente, sin ideologías retrógradas y sin tiranos en el poder, podemos crecer como país, llegar a ser un ejemplo de desarrollo en Centroamérica. Ya no podemos tener el último lugar en todos los índices y estadísticas de crecimiento y desarrollo de nuestra región.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?