Colaboradores

12 Mar 2017
Colaboradores | Por: Joyce Hernández

La educación no es una prioridad para el Gobierno

La educación, de acuerdo a la Constitución de la República, es un derecho inherente a la persona humana y en consecuencia, es obligación y finalidad del Estado fomentar, y difundir la misma. No obstante, pareciera que la educación no es una prioridad en las políticas del país.

A pesar que la educación es un pilar de desarrollo y que si esta tiene calidad de nivel mundial puede promover una mayor participación del individuo en los diferentes aspectos del desarrollo social. Sin embargo, se sabe que aumentar la calidad y la eficiencia de una educación no siempre les conviene a personas que gobiernan un país, ya que entre más calidad en la educación tenga un individuo, más conocedor y participación podría tener en una sociedad.

El sistema educativo en El Salvador presenta una serie de diversas dificultades y deficiencias. El sistema educativo está diseñado con métodos tradicionales y desfasados de enseñanza, enfocadas en aprender y en la limitación de absorber conocimientos, obtener buenas notas, hacer tareas y adaptarnos a un determinado ritmo de responsabilidad. Muchas veces las jornadas son extensas, inmersas en un ambiente muy competitivo y muy poco colaborativo; poco o nada no se nos educa para crear, emprender  e innovar.

Caso contrario ocurre en Finlandia, por ejemplo, donde la educación es totalmente diferente con jornadas cortas y donde los estudiantes no son agobiados con cargas pesadas de tareas, ya que tienen un enfoque más práctico e inclusivo. En los países donde el sistema educativo es un ejemplo, ser maestro no cualquiera lo logra y son profesionales muy reconocidos y muy bien remunerados.

Lamentablemente en El Salvador, es todo lo contrario, ya que son los maestros aquellos que poseen menos beneficios en el sistema público. Esto me trae a colación la frase del ex presidente suramericano, José Mujica, “jamás voy a entender porque un político gana más plata que un profesor”, o que un futbolista gane más que un científico, le añadiría yo.

Otra prueba de que el sistema educativo es muy deficiente es el bajo promedio que se obtiene año con año en la PAES, la cual fue de 5.26 para el 2016; una disminución de cuatro centésimas con respecto a la calificación del 2015.

Solo esto muestra que algo no está bien en el sistema educativo y que en el país se necesitan reformas urgentes. Todos somos conscientes del bajo rendimiento académico de los estudiantes y el alto porcentaje de abandono escolar, vinculado con el problema delincuencia que sufre el país. Hablar de problemas educativos es complejo, pues tienen variables que se originan de problemas nacionales fuera del sistema educativo y tiene que ver cómo el Gobierno maneja sus finanzas.

El aumento de la  inversión en educación debería ser un punto estratégico y prioritario, no solo en el Presupuesto General, sino también en la dirección de políticas públicas que aúnen a mejorar la educación en el país. La educación impacta directamente en la renta de la persona y que debería de contribuir a generar riqueza en la sociedad.

17 Dic 2017
Los monopolios y la libre elección
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Los monopolios y la libre elección

16 Dic 2017
El Salvador para este 2018
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

El Salvador para este 2018

2 Dic 2017
¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Qué implica legalizar temas polémicos en El Salvador?

26 Nov 2017
Vida = PASIÓN
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Vida = PASIÓN