Colaboradores

3 Jul 2013
Colaboradores | Por: Carlos Calleja

La educación como arma de cambio

Mientras Nelson Mandela lucha por seguir con nosotros, es oportuno que reflexionemos sobre su legado. Mandela es un ejemplo a seguir, con su lucha incansable por la igualdad de oportunidades y justicia social. A lo largo de su vida nos ha demostrado que, no importando los sacrificios, siempre vale la pena luchar por nuestros sueños, contribuyendo siempre a la realización de una sociedad más justa en la que él ha defendido la igualdad de oportunidades y el progreso para todos.

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”, dice Mandela. Igual que en Sudáfrica, en El Salvador vivimos en un país de gran división; existen algunos que tienen mucho, pero son muchos más los que tienen poco. Y el arma más poderosa que podemos darles a nuestros jóvenes más necesitados es la oportunidad de educarse para que a través de esto alcancen el progreso que tanto se merecen. Como país tenemos el mejor capital humano de toda la región. El salvadoreño es trabajador y emprendedor por naturaleza, simple y sencillamente necesita, como todos nosotros, la oportunidad de tener acceso a la educación para poder optar a desarrollar sus capacidades a plenitud.

Para que esto se dé, no podemos seguir perdiéndonos en pleitos ideológicos ni en visiones cortoplacistas. Si queremos desarrollar una política y un plan nacional de educación exitoso, que nos saque de la lamentable condición actual, necesitamos que tanto la clase política como el Gobierno rijan el rumbo del país con una visión a largo plazo, pensando no solamente en cómo harán las cosas en los cinco años que dure su gestión, sino en el beneficio realmente del pueblo, de aquellos que se verán más beneficiados con estos programas educacionales integrales, no solo para niños, sino también para jóvenes que necesitan formación técnico-vocacional.

Una democracia sin progreso, sin prosperidad, sin educación y sin oportunidades para todos es frágil; es por esto que nos tenemos que unir pensando en los intereses del país y cada uno poner lo mejor de sí para poder brindar el apoyo que nuestros hermanos más necesitados requieren, de manera que todos tengamos la oportunidad de acceder al progreso. Garantizar el derecho a la educación es responsabilidad del Estado, tal como lo establece nuestra Constitución, pero lastimosamente, por los altos niveles de pobreza que enfrentamos, bajo presupuesto y la falta de continuidad de las estrategias gubernamentales se ha dejado de hacer lo necesario.

Repito, todos debemos hacer nuestra parte, el Gobierno haciendo los sacrificios necesarios en la búsqueda de mayor eficiencia para poder ampliar el presupuesto de Educación, mejorar la gestión y capacidad educativa del sistema.

Como empresa privada debemos tomar conciencia de lo importante que es la inversión en lo social, la cual generará una relación ganar-ganar, formando fuerza laboral mejor capacitada para las empresas, traduciéndose a su vez en mayores beneficios para la institución.

Hay organizaciones sumamente responsables que desarrollan programas eficientes de responsabilidad compartida y dentro de estos han instituido becas continuas para niños y jóvenes, lo cual es un beneficio también para sus familias, a quienes les permiten tener la tranquilidad que de sus hijos contarán con una ventaja competitiva que tal vez ellos no tuvieron.

Cada individuo debe preguntarse hacia dónde queremos ir como país y tomar el problema como suyo, creando conciencia que si aspiramos a ser líderes de la región y un ejemplo para otros, debemos empezar en casa trabajando para sacar a millones de nuestros hermanos de la pobreza; y la única manera de lograrlo es invirtiendo más recursos en nuestra gente.

A quienes tienen la voluntad pero no los recursos para formarse les debemos de apoyar e incentivar para que desarrollen todo su potencial; esa es la deuda que enfrentamos, prepararnos como país para que no quede en manos de unos pocos el progreso de todos, pues es lo que hemos estado afrontando y realmente no ha funcionado. Al contrario, si nos preocupamos porque la educación llegue a la mayor cantidad de gente posible tendremos más fuerza como sociedad y como nación para convertirnos en una economía y un pueblo competitivo y progresista.

Si logramos esto, juntos habremos cumplido una de nuestras misiones como país, pues eso desencadenará prosperidad para muchos, dándonos cuenta de que lo que ha sido un sueño para Nelson Mandela se convertirá en una realidad para nosotros, quedando demostrado que su lucha siempre ha tenido un propósito justo. Demostremos que la educación es el arma más poderosa que puede generar un cambio en nuestro El Salvador, al verlo reflejado en una transformación total de las condiciones que enfrentamos actualmente, permitiéndonos con esto heredar a nuestros hijos un mejor futuro.

 

*Esta columna fue anteriormente publicada en La Prensa Gráfica.

  • Que mensaje más enternecedor y al mismo tiempo de una fortaleza espiritual inigualable.Pido a Dios que este mensaje pueda permear a muchos corazones endurecidos. 

  • luishumbertopeateorantes

     Don Roberto Poma, un frondoso arbol de esperanza quemado por la mala hierba. Le conocí cuando recién comenzaba su gestión como Presidente de Instituto Salvadoreño de Turismo, un gran hombre, atento cordial, suave en hablar y elegante en el actuar. Hermosas palabras que nos invitan a dejar en paz el pasado por duro que hya sido y recomenzar en la reconstrucción de una sociedad más humana, digna y solidaria. Eso deseaba don Roberto y eso desea la familia y eso es lo que deberían de hacer todos los salvadoreños.

  • Verdaderamente EJEMPLAR la actitud de este joven empresario!!! 

  • JuandeLaSelva

    Lo felicito compatriota, estas fueron palabras de todo un CRISTIANO UNIVERSAL, de los de verdad!! De los que esparcen el evangelio al hacerlo vida en si mismos!!

  • Pepe_El_Toro

    El problema es que es facil decir desde afuera “dejemos atras lo que pasó” cuando no hemo sido afectados. Ponte en los zapatos de los que han sufrido la guerra, de los que les desaparecieron a partientes, padres, madres, hijos etc. (de ambos lados) para ellos es dificil olvidar….

  • “la vida de los seres humanos vale igual para todos, en esto no hay relativismos”… interesantes palabras cuando las desigualdades son las que marcan la vida de mis Hermanos Salvadore;os, en sus palabras estoy totalmente de acuerdo mas aun si se lucha por volverlas acciones para que los sacrificios no sean en vano… bendiciones

  • Roberto Reyes

    Inspiradoras palabras de un buen Salvadoreño, un buen Cristiano, un buen ser humano. Yo fui amigo de Roberto, quien era una tremenda persona. Tambien conoci de cerca a don Luis, y aunque era mucho mayor que yo, me trato como un amigo.  De tal palo, tal astilla.

  • Vos perdistes un padre pero recorda miles de ninios, madres, padres perdieron sus seres queridos tambien conosco a una persona que perdio a toda su familia madre, hermanos, abuela, primos… en un solo dia gracias a los batallones elites que los oligarcas y la administracion Reagan
    Ejecución selectiva. San José Las Flores, Chalatenango: 10 Jóvenes. Responsable la Policía de Hacienda. (marzo de 1979)Masacres (2): San Salvador: 86 y 29 Civiles masacrados. Rsponsable Escuadrones de la muerte. (29 y 31 de octubre de 1979).Ejecución selectiva. San Francisco Guajoyo, Santa Ana: 12 Civiles. Responsable Escuadrones de la muerte. (29 de mayo de 1980)Ejecución sumaria. San Pablo Tacachico, La Libertad: 31 Asesinados por Guardia Nacional. (9 de julio de 1980)Ejecución selectiva. Tonacatepeque, San Salvador: 7 civiles. Responsable Escuadrones de la muerte. (25 de febrero de 1981).Masacre. Guazapa, San Salvador: 34 Civiles Ejecutados por Policía de Hacienda. (8 de julio de 1981)Ejecución selectiva. Armenia, Sonsonate: 27. 4 Lanzados en pozo y resto en riveras Río Talnique. (30 de julio de 1981)Exterminio total de población civil, Cantón El Junquillo, Morazán. Cientos muertos. (12 de marzo de 1981)Ejecución selectiva de 35 Civiles en suburbios de San Salvador. (19 y 22 de enero de 1982)Masacre con morteros en “El Alto”, Chalatenango: 57 Civiles. (2 de febrero de 1982)Masacre. Cantón “El Calabozo”, San Vicente: Más de 200 hombres, mujeres y niños. (22 de agosto de 1982)Bombardeo. Cerros de San Pedro, San Vicente: 300 Civiles muertos. (24 de agosto de 1982)Ejecución sumaria. Cantón “Las Hojas”, Sonsonate: 74 indígenas. (22 de febrero de 1983)Bombardeo aéreo. Tenancingo, Cuzcatlán: 150 Civiles muertos. (1 de marzo de 1983) – Masacre de Tenango y GuadalupeBombardeo aéreo. Tenancingo, Cuzcatlán: 50 Civiles muertos. (25 de septiembre de 1983)Masacre. Cantón “Copapayo”, Cuzcatlán: 118 Ejecutados. (4 de noviembre de 1983)Masacre con morteros y bombardeo. Cantón “Las Piletas”, San Vicente: 25 Civiles. (9 de abril de 1984).Masacre con morteros. “Los Llanitos”, Cabañas: 68 Muertos. (18 de julio de 1984)Masacre. San Francisco Etxeberría, Tejutepeque, Cabañas: Más de 200 Muertos, en su mayoría mujeres y niños (18 de julio de 1984)Masacre. La Carrasca, Tejutepeque, Cabañas: Más de 50 muertos. (19 de julio de 1984)Masacre. Río Hualsinga, Chalatenango: 34 Ejecutados. (28 de agosto de 1984)Masacre. Faldas Volcán Guazapa, Cuscatlán: 17 Ejecutados. (7 de junio de 1985)Operación “Fénix” de la Fuerza Armada: 245 mujeres, niños y ancianos
    muertos en bombardeos y 1,045 desplazados a “Calle Real”, Volcán
    Guazapa. (10 de enero-febrero de 1986)Masacre. Cantón “San Francisco”, en San Sebastian, departamento de
    San Vicente; por efectivos de la Quinta Brigada de la Fuerza Armanda: 10
    Ejecutados. (21 de septiembre de 1986)Masacre en la Colonia Las Delicias en Ciudad Delgado. Ejecución sumaria de 7 personas por la Policía de Hacienda (1981)Masacre. La Quesera, Usulután.Operación de la Fuerza Armada. Matanza de 500 personas civiles. (21 a 30 de octubre de 1981)

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar