Colaboradores

17 Jun 2017
Colaboradores | Por: Luis Contreras

La batalla por la vida

A lo largo de la historia, la humanidad ha librado una infinidad de guerras, siendo las religiosas y las políticas aquellas más recurrentes, muriendo así muchísimas personas. En pleno siglo XXI vivimos ahora la lucha más grande y cruel que se nos haya presentado antes y esa es la batalla por la vida. El aborto ha significado el  mayor mal para nuestra especie.

Nunca en siglos pasados habíamos visto el perverso ahínco por hacer ley y quitarle la vida a seres tan indefensos. Era impensable que los de nuestra misma especie se lucraran vendiendo al mejor postor órganos y extremidades de bebés abortados.

Sin embargo, según el Congreso de los Estados Unidos, “Planned Parenthood” se lucra con el tráfico de órganos. Para probarlo, “The Center for Medical Progress” -grupo a favor de la defensa de la ética médica- grabó un video de incógnito donde la Directora Superior de Servicios Médicos del centro, Deborah Nucatola, acepta que se usa el aborto de nacimiento parcial para conseguir partes intactas de los cuerpos de los bebés abortados y así poder vender sus órganos.

Apenas 72 horas después de haber jurado el cargo, el presidente de los Estados Unidos Donald Trump reactivó una orden instaurada por Reagan que elimina la financiación para la práctica y promoción del aborto a organismos como Planned Parenthood.

Nuestro país, es de los pocos en el mundo que prohíbe en toda circunstancia el aborto. Indudablemente, somos un ejemplo a seguir, un pilar fundamental en la defensa de la vida; sin embargo, cada cierto tiempo vuelven a la carga organizaciones y personas enfrascadas en legalizar esta práctica. Mientras tanto, en los medios de comunicación vemos campañas apoyando cuatro “pretextos” para asesinar la vida más inerme.

Tristemente, hay muchas personas confundidas. Organizaciones abortistas haciendo infinidad de “lobbys” para crear mayor confusión y atacan constantemente a la Iglesia, pidiendo su exclusión de los debates porque saben que la es la única institución que custodia la ley moral. Al descartarla llevan el debate a una esfera política y jurídica, facilitando así una posible aprobación.

Es imprescindible que todos los que defendemos el principal derecho humano que es el derecho a la vida, no nos quedemos de brazos cruzados. En nuestro entorno hagamos la diferencia y seamos guerreros de la verdad, y la vida.

Nos acusan de retrógradas, de arcaicos por no aceptar que el aborto es un “derecho de la mujer” y “un avance para a la sociedad”. Es todo lo contrario, los defensores de la vida hemos elegido irradiar luz, hacer el bien y tenemos predilección por la dignidad humana.

Al igual que muchos, soy de los que defienden la vida en cualquier latitud.

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?