Colaboradores

6 Oct 2012
Colaboradores | Por: Jonathan López

¿Izquierda o derecha?

Corría el año de 1723 y nacía uno de los más grandes filósofos y economistas de la historia: Adam Smith Douglas Jr. Noventa y cinco años más tarde, su mayor opositor –no de menor envergadura– también venía a este mundo: Karl Heinrich Marx. Las ideas, pensamientos e ideologías desarrolladas a lo largo de sus vidas fueron aceptados rápidamente, ya sea por los que ostentaban el poder o por los que eran víctimas de la opresión. Cientos de años después podemos ver un mundo que aún trata de regirse bajo esos dos modelos económicos y políticos, poderosas naciones –entiéndase este término no solo monetariamente, sino en grados de influencia– tratan de imponer sus filosofías a otras débiles que se acogen bajo el brazo del que mejor propuesta haga.

El Salvador no es la excepción a la regla y me atrevo a decir que es uno de los países más involucrados en esta guerra ideológica. Sí, eso es lo que se puede apreciar, una guerra de pensamientos y en más de alguna ocasión batallas campales en los diferentes ámbitos donde la política llega con todos sus tentáculos. Pero, ¿esto es en realidad lo que nos conviene? No me refiero a la pluralidad de tendencias, pues está más que claro que entre más puntos de vistas hay mejor se observan las cosas. Hablo de una izquierda y una derecha tan radical y excluyente una de la otra. Sé que a mi corta edad todavía me queda mucho que entender de esta vida, pero ya me ha quedado claro que para lograr objetivos grandes, para alcanzar metas calificadas como imposibles no puedo hacerlo por mí mismo, necesito de alguien más o de muchos.

Nuestro país puede ser el más pequeño de la región, pero cuenta con una población excepcional. Mentes brillantes, grandes músicos y deportistas, buenos escritores, y muchos otros; sin embargo todo se reduce a casi nada gracias a ese “odio” hacia las personas que no son de nuestro misma afinidad. El problema no para allí, sino que se hace hasta lo imposible por truncar el avance del que no está a mi favor. Izquierda y derecha son solo nombres de orientaciones políticas que constituyen pensamientos de personas, los partidos políticos están formadas por personas, son representación de personas y su fin último –o ese debería ser– es la implementación de medidas que contribuyan al bienestar de las personas. Increíblemente no comprendemos que esas personas son nuestros mismos hermanos salvadoreños y tenemos como madre a la misma patria. Insistimos en crear divisiones, discusiones y conflictos innecesarios que no tienen ninguna base sólida, sino el simple hecho de dejar en mal al contrario.

Si cada partido, de todas las orientaciones existentes, dice buscar el bienestar de la sociedad ¿por qué se afanan en destruir en lugar de cimentar bases para un crecimiento en cada área posible? No estoy hablando de hacer que desaparezcan todos los partidos políticos y crear uno solo, ni de llegar un día al Palacio Legislativo y tomarnos ese bello recinto que tantas veces ha sido profanado por algunos que ni pueden pronunciar una suma de varios dígitos. Hablo que desde los dirigentes hasta el simpatizante más nuevo entienda y se comprometa a no dañar a su propia nación, a discutir todos y cada uno de los temas, dejando de lado la terquedad que nos ha caracterizado hasta estos días, razonando qué es lo mejor para nuestro país y conciliando pactos que produzcan frutos beneficiosos.

No podemos decir que los culpables de todo esto son Marx y Smith por crear corrientes tan distintas. Pienso que el problema no son dichas corrientes, sino que nos cegamos y encasillamos en que mi punto de vista es el único y verdadero sobre todos los demás. ¡Basta! Empecemos a construir la tan anhelada, escurridiza y nunca alcanzada democracia. Esa democracia que es la peor de los modelos políticos a excepción de todos los demás.

14 Ene 2017
¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?

14 Ene 2017
Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?
Colaboradores | Por: Fernando Portillo

Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?

14 Ene 2017
No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista
Colaboradores | Por: Redacción

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista

8 Ene 2017
Diferencias entre un periodista y un comunicador
Colaboradores | Por: Nahúm Cruz Cruz

Diferencias entre un periodista y un comunicador