Colaboradores

12 Dic 2015
Colaboradores | Por: Miguel Monterrosa

Ideologias partidarias, una espada de doble filo

Una ideología no te resuelve problemas, lo que los resuelve son las ideas oportunas y viables para el buen desarrollo de país.

Estamos en medio de una tormenta de lucha partidaria en la cual ambas potencias de nuestro país están midiendo fuerzas. Uno sostiene su lucha de clase por medio de la gobernabilidad y el otro intenta recuperar terreno perdido para alcanzar el Ejecutivo una vez más. Vemos que de ambos lados se sacan hasta el más mínimo error y crean “memes” en redes sociales con motivo de burla o desacreditando al otro. Algo que está muy marcado en nuestro país en cuanto a política se refiere es la ideología partidista, la cual se sirve para conducir a la población en general hacia qué camino seguir.

Por un lado, unos luchan por volver a nacionalizar ciertas instituciones que eran del Estado, las cuales se vendieron a manos extranjeras  y de las que hasta la fecha se siguen pagando los platos rotos y se seguirán pagando mientras no se retome nuevamente las riendas. Por otro, encontramos a un grupo que aún sigue luchando por volver a tener el poder que hace años tuvo y seguir teniendo lucro de lo que se explotó enormemente al país. Pero muchas veces se nos borra la memoria que las ideologías partidistas solamente son una base de interés e ideal de una institución política y que sus bases se centran en la filosofía como partido.

Los errores más grandes en la historia del país se centran en que la mayoría de veces los partidos políticos al tomar el poder SE OLVIDAN DE SUS FUNCIONES DE BUENA GOBERNABILIDAD y se centran más al interés de un grupo reducido. Olvidan a todos aquellos que depositaron su confianza de un voto para que ellos, de manera LEGALMENTE COMPROBADA, pudieran tomar las riendas del país. Las ideologías partidarias en muchos casos entorpecen el pensamiento colectivo y más que una ideología partidista se convierte en un fanatismo. Vemos por medios televisivos o escritos las imágenes de gente que hasta siendo vecinos de la misma comunidad, pero una simple ideología partidista cambia radicalmente su personalidad.

Me pregunto yo: ¿pasará lo mismo con ellos (los políticos) dentro de sus puestos de gobernabilidad? Pues en lo absoluto no pasa así. Lo que sí se puede ver son ideas divididas, pero no ese tipo de pleitos. Es así como un país se divide en dos, olvidando que primero somos una nación dentro de un mismo territorio. Las ideologías partidistas en muchos casos tapan los ojos de la realidad, mientras los demás se pueden servir en cucharas soperas cuando uno se sirve con trocitos de pan. Lo que en verdad debería hacer la población en general es ya no pelear por ideologías políticas y más bien centrarse en lo que el país necesita para desarrollarse, demandar lo que está mal obrado y exigir a los funcionarios que hagan su trabajo como debe ser; a las empresas que dejen de evadir impuestos y declaren lo que se debe.

A los funcionarios que hacen bien su trabajo, pues darles apoyo y aporte de ideas para que puedan mejorar sus labores al servicio de la población y principalmente a YA NO PELEAR POR IDEOLOGÍAS QUE NO LLEVAN A NADA. La constante lucha como clase dominada es exigir una buena gobernabilidad. Las ideologías políticas son una simple espada de doble filo, ya que si no hieren a otros nos pueden herir a nosotros mismos, pues solo son filosofías de gobernabilidad, pero en algunas veces mal ejecutadas. Una ideología no te resuelve problemas, lo que los resuelve son las ideas oportunas y viables para el buen desarrollo de pais.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?