Colaboradores

11 Nov 2017
Colaboradores | Por: Stanley Arévalo

¿Hay dos mundos en el país?

Vivo en un país donde es común escuchar términos como: “falta de oportunidades de trabajo”, “delincuencia”, “pobreza y muy baja educación”. Se convierten en tópicos generales y desde que tienes conciencia, y conocimiento entran tan fuerte a tu mente, que terminas haciéndote afín a ellos, pero la historia no termina ahí.

Mientras he ido creciendo ha sido un progreso exponencial en mi forma de ver el mundo que me rodea y me he dado cuenta que la gente de mi país, siempre está quejándose de los gobernantes que tenemos, como cualquier ciudadano independientemente al país que pertenezca; pero, acá tratamos desmesuradamente de echarle la culpa al gobierno, sin embargo, no creo que el gobierno tenga la culpa en su totalidad y no los quiero defender, mucho menos hacer ilusión a un partido político, o alguna persona. Realmente, no es culpa del gobierno actual en su 100%, ya que ellos no saben verdaderamente el dolor que sufren la mayoría de salvadoreños.

Un día de estos paseaba en una de estas colonias “de dinero” y observé cómo la gente andaba muy tranquilamente muy avanzada la noche, observé cómo se divertían los niños, como las familias paseaban a sus mascotas, carros de lujo, hombres sacando sus teléfonos de alta gama, ciudades totalmente iluminadas, sonrisas por doquier y era un fin de semana cualquiera, parecía inclusive otro país.

Al ver a los niños jugar, no pude evitar pensar “esa es la sonrisa de un niño que jamás tendrá que preocuparse por su seguridad nocturna”, “esa es la sonrisa de un niño que jamás tendrá que preocuparse porque no tiene que comer” o “esa es la sonrisa de un niño que jamás tendrá que preocuparse porque tendrá que trabajar en lugar de estudiar”. Entonces, se me vino una idea de miedo y, a la vez de decepción, ¿Como un político, un gobernante o presidente podría preocuparse por problemas de seguridad, educación o empleo si no vive en el mismo país que yo vivo? ¿Cómo?

Jamás pasará, ellos viven otra realidad a la que nosotros vivimos, alejados de su pueblo, alejados de los problemas, viven donde fluye leche y miel; mientras nosotros vivimos donde hay que luchar por extraer agua de los pozos del desierto y pelear para no ser robado.

No amigos, no esperemos que un gobernante solucione los problemas de un sub-país pobre. En nuestra realidad existen niveles y no crean que alguien del país de los ricos se preocupará por alguien del país de los pobres, y si lo hace será para donar láminas como techos, semillas para que se sigan cultivando las tierras y puedan dar el fruto para su país, será para mantenerte engañado, ya que sin ti no habría economía y te engañara con lo poco porque la realidad es esa, al pobre se le engaña con lo mínimo, ya que será mucho lo que él vera. Esa realidad queridos, es la que enfrentamos en mi país.

Nadie solucionará los problemas de los pobres, solo los pobres mismos, solo el mismo pueblo lo puede hacer. Pero, ¿cómo? La buena estrategia indica que a través de la educación se consiguen milagros, pero tiene que existir algo más. Yo aún estoy buscando la respuesta y espero vivir lo suficiente para conseguirla

14 Oct 2018
Con cariño
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Con cariño

14 Oct 2018
El positivismo barato y la gente tóxica
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

El positivismo barato y la gente tóxica

13 Oct 2018
Los criminales de la nueva era
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

Los criminales de la nueva era

23 Sep 2018
Migración ilegal a Estados Unidos
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

Migración ilegal a Estados Unidos