Colaboradores

14 Oct 2017
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

 

Desde hace unos meses, se han venido dando algunas situaciones que han abarcado la atención pública dentro de la esfera política de nuestro país, sin que sean precisamente algo importante o que esos conflictos busquen solucionar problemas reales. A pesar de lo anterior, se convierten en temas de qué hablar, ya sea por lo irónico, lo trillado o incluso, en algunos casos, por lo ridículo.

Este comportamiento se ha convertido, tristemente, en una tendencia. Muchos actores políticos buscan con ello no realizar su trabajo o logran conseguir que no se hable de temas realmente importantes; por lo que, es bastante común ver noticias que parecen una cortina de humo. Un claro ejemplo de lo anterior fue el famoso y discutido caso del juicio en el Tribunal de Ética del FMLN en contra del alcalde de San Salvador. Toda la atención estaba enfocada en saber si iba a expulsar a Bukele del partido, ambas partes estaban totalmente orientados en contradecir al otro y hacerlo quedar mal ante la opinión pública.

En el caso del alcalde, ¿no debería enfocarse en su trabajo para el que fue elegido? ¿No tendría que atender antes las necesidades de la población capitalina?; y en el caso del FMLN y sus dirigentes, ¿acaso su prioridad como partido de gobierno es pelear públicamente con sus miembros? ¿Prefieren poner todo su esfuerzo en sacar a un miembro de su partido, antes que realmente trabajar para el país?

En El Salvador, hay demasiados problemas como para que la clase política esté luchando por egos o luchas de poderes. La violencia y los crímenes han tenido un importante repunte en los últimos días; han habido muchas muertes de policías en lo que va del año; la PNC y la FGR hace lo que puede con los recursos que les son asignados; el gasto injustificado en las instituciones del Estado cada vez es más grande, así como la deuda externa del país; entre otros. Esos son problemas reales, preocupantes y son los que deben alarmarnos porque atentan contra la estabilidad del país.

Es por ello que no debemos caer en la trampa de las cortinas de humo que pretenden que veamos solo un árbol y no todo el bosque, que buscan que nos distraigamos y no veamos lo realmente importante; es mucho más fácil perder el tiempo en las redes sociales insultando a las personas, que empezar a trabajar. En todo trabajo, si no eres productivo te llaman la atención, o en el peor de los casos sino haces tu trabajo, eres despedido. Eso creo que lo olvidan los funcionarios, que son nuestros empleados y nos deben rendir cuentas como tal.

Ahora que ya sabemos que somos responsables de lo que sucede con nuestro país, debemos ser críticos con lo que hacen nuestros funcionarios, pero sin ninguna distinción de colores partidarios, ni si es más o menos mediático o popular. No podemos esperar que El Salvador realmente avance, si constantemente las personas encargadas de dirigir las instituciones del Estado o el país mismo no trabajan y no les exigimos que lo hagan.

19 Nov 2017
La vida de un animal en El Salvador
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

La vida de un animal en El Salvador

18 Nov 2017
Es hora de actuar por el TPS
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Es hora de actuar por el TPS

12 Nov 2017
Bitácora sin itinerario
Colaboradores | Por: Moisés Escobar

Bitácora sin itinerario

12 Nov 2017
¿Hay institucionalidad en El Salvador?
Colaboradores | Por: Paula Magaña

¿Hay institucionalidad en El Salvador?