Colaboradores

31 Oct 2015
Colaboradores | Por: Jaime Peraza

Hagamos algo por El Salvador

Siempre nos jactamos del bello paraíso que Dios nos dio como patria, pero jamás nos jactamos preocupados porque esta sea una nación de libertad verdadera donde puedan vivir todos sus hijos con justicia y equidad en medio de un clima de respeto a los derechos fundamentales.

En este momento de crisis que vive el país en el campo político, económico, social, tecnológico y militar es necesario que cada uno de los salvadoreños deje de ser tan negativo culpando a los demás de sus desgracias y de todo lo que ocurre mientras permanece viendo, con los brazos cruzados, a los mismos corruptos y bandidos escribiendo la historia nacional con la sangre de indefensos compatriotas.

Siempre nos jactamos del bello paraíso que Dios nos dio como patria, pero jamás nos jactamos preocupados porque esta sea una nación de libertad verdadera donde puedan vivir todos sus hijos con justicia y equidad en medio de un clima de respeto a los derechos fundamentales. Todos los salvadoreños somos responsables de la actual situación por acción o por omisión, por lo tanto, es necesario que cada uno de nosotros hagamos algo por El Salvador sin esperar que el Estado o los incapaces hagan todo por nosotros.

En el campo político, en una democracia aparente y desgastada, es conveniente que el pueblo soberano, del cual emana el poder público, no se deje comprar su conciencia con regalos, con dinero, con promesas de empleo con ofrecimiento de auxilios. Por el contrario, que elija siempre a los más honestos y capacitados que sean capaces de lograr los fines establecidos en la Constitución de: fortalecer la unidad de la nación, asegurar a sus integrantes la vida, la convivencia, el trabajo, la justicia, la igualdad, el conocimiento, la libertad y la paz dentro de un marco jurídico democrático y participativo que garantice un orden político, económico y social justo, y comprometido a impulsar la integración de las comunidades.

Todos somos responsables de la corrupción política de los mediocres porque hemos tolerado la compra de votos, el trasteo de votantes, la suplantación de votantes, la manipulación de los resultados, la votación de personas muertas, la contratación con empresas vendidas a los corruptos, el salto del canguro de aspirantes deshonestos, y la intervención de los dineros de las mafias que ha permitido el debilitamiento y el desprestigio de todas las instituciones, de autoridades y representantes, quien compra votos al electorado tiene que necesariamente venderse al mejor postor para recuperar el dinero gastado en las campañas.

En el campo económico es necesario que todos los salvadoreños dejen la tolerancia con los dineros del narcotráfico en el comercio, en la industria, en la banca, en la ganadería, en la construcción, en el deporte y en la cultura, los cuales tienen a la economía al borde de un colapso total. Es necesario que todos los salvadoreños participemos activamente para descubrir y denunciar a todos los corruptos que roban sin contemplación el dinero

En el campo social no debemos hacer oídos sordos a los clamores de dolor y angustia de los que enfrentan con patriotismo la violencia y la inseguridad que impera en nuestro país y a la ciudadanía indefensa que afronta a diario el ataque, el robo, la extorsión, el chantaje, la intimidación, el espionaje el secuestro y el terror.

Todos tenemos que respetar los derechos de los demás como queremos se respeten los nuestros. No debemos tolerar la impunidad ni el otorgamiento de privilegios a los asesinos del pueblo o corruptos de cuello blanco; todos tenemos la obligación de participar en la educación política del pueblo para que este pueda exigir el cumplimiento de las promesas de sus elegidos.

En el campo tecnológico todos debemos desarrollar al máximo la iniciativa para ser los arquitectos de nuestro propio destino y de una patria creativa con nuevas técnicas científicas e industriales que provoquen cambios significativos y que permitan el crecimiento del país generando nuevos empleos para poder ocupar el ejército de gente sin trabajo que camina sin esperanza por las calles de pueblos y ciudades. Una revolución cultural, económica e industria solo es factible con el cambio de la mente de los hombres y suele estar basada en el progreso técnico y científico.

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?

14 Oct 2018
Con cariño
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Con cariño

14 Oct 2018
El positivismo barato y la gente tóxica
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

El positivismo barato y la gente tóxica

13 Oct 2018
Los criminales de la nueva era
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

Los criminales de la nueva era