Colaboradores

22 Jun 2014
Colaboradores | Por: Carlos Alejandro Morales

Golpeados por el cinismo

Ciertamente somos un país con muchos golpes. Nos golpea la violencia por medio de las maras y delincuencia; la economía por la falta de oportunidades y empleos con salarios dignos; nos golpea una mala educación y la falta de valores que poco a poco se van perdiendo en una sociedad cada vez más egocentrista. Pero creo que hay un golpe que encabeza con creces la lista mencionada y, en muchos sentidos, es el origen de otros males que adolece a nuestro pequeño país: el golpe del cinismo.

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, cinismo es “desvergüenza en el mentir…” y no encuentro mejor manera de describir las, cada día, más constantes acciones de aquellos que no quieren perder su curul en la Asamblea Legislativa, ahora que nuestro país se encamina a nuevas elecciones. Esos funcionarios que durante todo su período electo parecen preferir el anonimato y olvidar a quienes les pusieron donde están; esos que hoyaparecen en los medios como personas de pensamiento innovador o filántropos de corazón.

Leer en un medio digital nacional el titulo “Abrazos, regalos y donaciones, las armas de los diputados para cazar votos” no me provoca más que indignación porque aunque no dejan de ser buenas acciones, pierden verdadera honestidad y todo valor en el escenario que se realizan. Incluso, he oído buenas propuestas de ley o reformas que pudieron haber sido presentadas durante su gestión en lugar de un mecanismo para atraer de forma populista a los votantes.

Si bien es cierto que es difícil cambiar a los políticos y a veces creemos que no queda más que resignarnos, esto no debería ser una justificación para olvidar las acciones de los “padres de la patria“, que ahora quieran realizar cualquier acción en los meses previos a las elecciones. Por ejemplo, ¿ha leído usted alguna justificación válida que le informe como ciudadano porqué fue necesario endeudar más al país con mil 156 millones de dólares? ¿Por qué algo tan importante como una “Ley de Responsabilidad Fiscal” jamás ha sido aprobada, pero sí las deudas que nos encaminan a tener cada día una peor economía? ¿Está usted satisfecho con el gasto de la Asamblea Legislativa en banquetes, regalos y bonos? ¿Cómo se siente al ver a una Asamblea que no respeta ni las propias leyes que ella emite?

Ya que no podemos olvidar la falta de entrega de la lista de asesores que por obligación manda a publicar el artículo 10 de la Ley de Acceso a la información, ¿se ha detenido como ciudadano a observar cuánto han gastado nuestros diputados en viajar en lo que va de la primera mitad del año 2014? Vámonos un poco más lejos: ¿cómo considera usted que los diputados del Parlacen, argumentando “el alto costo de la vida”, se aumentaran mil dólares en salario? Le invito a que observe bien cada pregunta y cuestiónese finalmente si es necesario ser de izquierda o derecha para que estas interrogantes tengan validez. La respuesta, en mi opinión, es NO. Basta con ser un salvadoreño honrado y que busca una mejor condición de vida para tomar estas dudas como algo válido para considerar mi voto.

Una idea en la que siempre he procurado hacer hincapié es que debemos dejar de pelear entre nosotros por defender a quienes no luchan por defendernos. Con esto no estoy incitando a la sublevación, de ninguna manera, sino a que dejemos de aplaudir a alguien solo por el color de su bandera política. No basemos todo nuestro criterio en un solo gesto. Observemos su desempeño completo y no decidamos por una acción “humanitaria” aislada a escasos meses antes de las elecciones. Comencemos a exigir gente preparada, con verdadera conciencia social; dejemos de ser comprados por populismo barato que a la larga nos pasa una factura muy cara.

Para finalizar, cito una frase de esas que circulan por el internet: “Todo político aspira a convertirse en Mickey Mouse, ser tan encantador que la gente olvide que es una rata”. 

 

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar

15 Jul 2017
No queremos gobiernos “ninis”
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

No queremos gobiernos “ninis”

15 Jul 2017
¿Lorena Peña desinforma a sus seguidores?
Colaboradores | Por: Luis Quintanilla

¿Lorena Peña desinforma a sus seguidores?