Colaboradores

14 Abr 2018
Colaboradores | Por: Luis Quintanilla

Evolución o muerte, ¿venceremos?

Lo que aquí analizaré será la ausencia de estrategia electoral del partido de izquierda, frente a las nuevas reglas del juego dadas por la Reforma Electoral, surgida por la sentencia de la Sala de lo Constitucional en 2010 y 2014.

Antecedentes

Hasta antes del año 2010, la forma de elegir a los representantes a la Asamblea Legislativa era a través de una lista bloqueada y cerrada. El orden de los candidatos era determinado por los partidos y los electores no podían expresar su preferencia. Se tenía que votar por la bandera de un partido o coalición (lista bloqueada), y no había opción de redistribuir el orden de los candidatos (lista cerrada).  

En el 2010, El Salvador dio el primer paso hacia la modernización de los escenarios democráticos y, ya en las elecciones del 2012, se permitió al ciudadano emitir un voto preferente, en el cual podía modificar el orden de los candidatos; pero, sin votar por partidos diferentes, eran entonces listas cerradas y desbloqueadas. Con la sentencia de la Sala de lo Constitucional del 2014, las listas también se abrieron y el votante pudo elegir a candidatos de más partidos en contienda, es decir, voto cruzado.

Como consecuencia del cambio de reglas electorales, la mecánica de propaganda también evolucionó y la lucha por los votos se iniciaba entre los candidatos, al interior de los mismos partidos.

Estrategia electoral

La estrategia del partido ARENA fue aprovechar la nueva dinámica electoral y lanzar campañas individualizadas en las circunscripciones que así lo permitieran. San Salvador y La Libertad son las circunscripciones de mayor magnitud del país, 24 y 11 respectivamente, (magnitud aquí hace referencia a la cantidad de diputados a elegir en cada circunscripción); por lo que, en estos departamentos la personalización de las campañas fue altamente notoria.

Los candidatos se promocionaron individualmente creando y popularizando sus propios eslóganes de campaña, por ejemplo, “Yo te abriré la puerta” de Edwin Zamora en 2012, y ese mismo año, Ana Vilma de Escobar basó su campaña en el eslogan “Defiende tu Voto”, que se apegaba a la coyuntura de desinformación de las nuevas reglas electorales. En 2015, de Escobar hizo campaña con “Da la cara por mí”; Juan Valiente se vendió como “Un político menos”; y Ricardo Velásquez Parker entro en escena con su eslogan “Tú y yo a la Asamblea”.

Pero, no todos los partidos aprovecharon el nuevo escenario electoral. El partido FMLN, continuó vendiéndose como bloque y su campaña se enfocó en llamar al voto por bandera, sin generar campañas personalizadas democráticas al interior de este; su estrategia fue no evolucionar. El acercamiento mediático hacia el votante lo hacían los candidatos más conocidos, quienes parecían “representar” a los demás candidatos de la lista, tal y como se hacía hasta antes de 2010.

El partido hizo campaña con eslóganes generales, en la campaña de 2012 por ejemplo, se vendió con “El cambio sigue”. Pero, la campaña de 2015 representó la consolidación del pensamiento de bloque, con el spot principal del partido “No te compliques, marca las tres”, el cual hacía una clara alusión a marcar la bandera, sin ninguna invitación al voto crítico por rostro.

Estas campañas representaban la ideología del partido como un todo y, paradójicamente, no respondía al cambio que predicaban, no evolucionaron. Las elecciones de 2012 y 2015 no significaron un aprendizaje para el partido, sino que este consolidó su estrategia caducada, la cual generó una tensión que se tradujo en una ruptura en las elecciones de 2018, entre la cúpula y las necesidades de sus votantes.

Actualmente, hay en debate algunas reformas electorales que resultan necesarias, como la financiación de partidos políticos, deuda política, primarias, representatividad y circunscripciones, entre otras. Sin embargo, estas no tendrán ninguna eficacia, si los partidos no las asimilan internamente y se suman a los cambios.

15 Jul 2018
Reciclemos, pero no políticos
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Reciclemos, pero no políticos

14 Jul 2018
Las consecuencias de nuestras malas decisiones
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Las consecuencias de nuestras malas decisiones

10 Jul 2018
La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!
Colaboradores | Por: Alexandra de Sola

La Verdadera Pobreza de El Salvador: ¡La falta de Empatía!

8 Jul 2018
La herencia constitucional de la Sala saliente
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

La herencia constitucional de la Sala saliente