Colaboradores

10 Oct 2015
Colaboradores | Por: Abner Alvarenga

¡Están dejando que el pulgarcito se pierda!

La ciudadanía unida debemos jugar un papel protagónico para sacar al país de éste atasco al que el partido en el gobierno nos ha introducido.

Vivimos con un constante nudo en la garganta día con día al ver los noticiarios, periódicos o escuchar la radio que tiene como única protagonista a la muerte. Es triste que ese país sea El Salvador, que a pesar de las dificultades económicas y de desarrollo para mí es el mejor y más hermoso del mundo y jamás lo cambiaría por otro.

Entristece más que quienes pueden detener tanta muerte y retroceso para mi país no hacen nada y se escudan en su ideología retrógrada buscando en el pasado culpables de los problemas de hoy; que son quienes están en el gobierno los únicos responsables, esos mismos quienes hace casi siete años protestaron bajo su “palabra de honor” ser fiel a la República, cumplir y hacer cumplir la Constitución, ateniéndose a su texto cuales quieran que fueran las leyes, decretos, órdenes y resoluciones que la contraríen, quienes prometieron además el exacto cumplimiento del deber gobernar.

Estoy orgulloso de haber nacido en este bello pulgarcito de América como un día lo llamó Gabriela Mistral y ser férreo defensor de mi país. Pero no puedo estar de acuerdo de la forma en cómo nos están gobernando, ni mucho menos de la situación en la que estamos hoy en día.

Me llena de vergüenza, frustración, impotencia y decepción quienes nos están gobernando: un presidente incapaz, irresponsable y durmiente ante los problemas del país, que todos los sábados falsea en decir que El Salvador es el país del “Buen Vivir”. Aquí me hago una pregunta: ¿Buen Vivir para quién, presidente? Quizá para usted con su célebre caravana presidencial repleta de seguridad, para sus ministros y secretarios con altísimos sueldos dando declaraciones que en vez de tranquilizar al pueblo parecieran payasos haciendo reír en un circo. “Buen vivir” para el presidente, que cada vez que sucede un problema es el primero en salir corriendo cuando el barco se está hundiendo.

Un país tan pequeño, lleno de gente trabajadora y maravillosa y con tantos problemas, dando de qué hablar en los periódicos y noticiarios a nivel mundial por los elevadísimos niveles de violencia. Las calles y carreteras deterioradas como nunca, los puertos tirados, los hospitales sin medicinas, no hay inversión, no hay trabajo, no hay esperanza de nada.  Lo que impera es la frustración y la tristeza que se nota a mucha distancia en los rostros de cada buen salvadoreño.

Por los que ahora viven la desesperanza y la tristeza del desempleo, por aquellos que están viendo sus ilusiones destrozadas por la incapacidad, por las madres de familia cuyos corazones sufren angustiados ante el peor rostro de la delincuencia, por el abandono de nuestros compatriotas más vulnerables, por todos aquellos cansados del caos en las calles y de las palabras huecas, por mi querida patria. La ciudadanía unida debemos jugar un papel protagónico para sacar al país de éste atasco al que el partido en el gobierno nos ha introducido.

A pesar de todo lo anterior nuestros inamovibles principios y valores nos deben dar la fortaleza para luchar por un cambio de gobierno que permita la victoria de la gente buena, trabajadora, de quienes queremos un mejor futuro para El Salvador; esa victoria no debe ser solamente deseable, sino más bien absolutamente necesaria, porque ni siquiera en tiempos de la guerra el país había experimentado ésta situación de casa en abandono, de oscuridad y retroceso que estamos viviendo. Debemos devolver al país la confianza, el privilegio de soñar y sobre todo la fe. Debemos luchar por llegar a la luz al final del túnel,

Los buenos somos más y debemos luchar por ser protagonistas del principio del fin de la década de gobierno más mediocre de nuestra historia. No permitamos que el pulgarcito se pierda.

14 Oct 2018
Con cariño
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

Con cariño

14 Oct 2018
El positivismo barato y la gente tóxica
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

El positivismo barato y la gente tóxica

13 Oct 2018
Los criminales de la nueva era
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

Los criminales de la nueva era

23 Sep 2018
Migración ilegal a Estados Unidos
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

Migración ilegal a Estados Unidos