Colaboradores

19 Mar 2017
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Estamos viviendo o sobreviviendo?

Hijos, madres, padres, amigos, hermanos, vecinos y conocidos. La gran mayoría de salvadoreños han perdido a un ser querido por causa de la delincuencia en el país. Según las estadísticas que dio a conocer el Portal de Transparencia de la PNC, de enero a agosto de año 2016 ocurrieron 3 mil 837 homicidios en El Salvador.

Cada día, las malas noticias se hacen  presente, en los medios visuales, auditivos o impresos. La reacción de muchos es solamente expresar el dolor o preocupación que causa cada noticia, pero hasta ahí.

Algunos buscan culpables, escusas o justificación, pero no es la culpa de un gobierno, ni de dos; desde esta perspectiva apuntar con el dedo sería un error. Todo es parte de un descontrol social, siendo los principales afectados, los jóvenes. Por si fuera poco, es la juventud quien comete delitos, y al mismo tiempo, el blanco más vulnerable que recibe los ataques son también los jóvenes.

No siempre es de la misma forma como se ven afectados los ciudadanos, ya que este fenómeno ataca en diferentes modalidades; pero es la delincuencia e inseguridad los que principalmente están acabando con la tan anhelada “paz”, esa que tanto buscan los salvadoreños.

Existen casos donde familias han tenido que mudarse de vivienda o, inclusive, migrar al extranjero porque han recibido sentencias. Estas les dicen que si su hijo, o hija, no acepta unirse a un grupo delincuencial en específico es mejor que preparen ya el ataúd.

Por otra parte, el comercio se ha visto afectado, ya que al final pierde la ganancia mediante tanta exigencia mensual por parte de la mal denominada “renta” de los grupos delincuenciales. Así mismo, el transporte público se ha vuelto más inseguro; es ahí donde a muchos salvadoreños, y estos se quedan sin sus pertenencias o, peor, la vida.

Una joven de 22 años, María Martínez, se vio involucrada en una situación verdaderamente lamentable y se llevó el susto de su vida. Ella iba en el transporte público y se topó con unos sujetos que querían obligarla a que se bajara del autobús con amenazas de atentar contra su vida, le dispararían

El Salvador está enfermo. El Salvador llora sangre y suda preocupación, pero casi nadie busca una solución. ¿Por qué? La mayoría de los jóvenes ha tomado la iniciativa de dedicarse a delinquir, pero me pregunto ¿cuáles son las verdaderas causas de esto? ¿De dónde inicia todos los problemas?

Según establece la Constitución de la República de El Salvador en su artículo 32 dice: “La familia es la base fundamental de la sociedad”. Por ello, ayudar a nuestra sociedad no está en manos de la oligarquía, no depende de un funcionario público y no está en manos de los uniformados. Cada ciudadano debe empezar a velar por mejor la situación.

Si los pilares de la sociedad fallan, fallarán los seres humanos que crecen dentro de esta. Luchemos por hacer un mejor El Salvador, luchemos con responsabilidad desde el hogar y ayudemos a erradicar las causas, a velar por los suyos.

“Cada ciudadano debe tomar su rol, el padre como padre al educar a sus hijos, el maestro con enseñar y el policía al brindar seguridad, todos son una fuerza. Es responsabilidad para todos los sectores”, expresó el alcalde de Villa La Laguna, Chalatenango, Baltazar Elías.

12 Nov 2017
Bitácora sin itinerario
Colaboradores | Por: Moisés Escobar

Bitácora sin itinerario

12 Nov 2017
¿Hay institucionalidad en El Salvador?
Colaboradores | Por: Paula Magaña

¿Hay institucionalidad en El Salvador?

11 Nov 2017
¿Hay dos mundos en el país?
Colaboradores | Por: Stanley Arévalo

¿Hay dos mundos en el país?

4 Nov 2017
¿Bukele para Presidente?
Colaboradores | Por: Federico Umaña

¿Bukele para Presidente?