Colaboradores

30 Sep 2017
Colaboradores | Por: Alejandra Machado

¿Es posible una verdadera renovación en la política salvadoreña?

Desde las pasadas elecciones tanto de alcaldes, diputados y presidenciales, ha aumentado mucho la presencia de jóvenes dentro de la política, quizás no a gran escala como en otros países, pero en comparación al pasado en El Salvador, sí.

Con presencia joven en la política me refiero, tanto a jóvenes que por medio de redes sociales muestran su apoyo o disgusto ante candidatos o personajes con cargos públicos actuales, o su presencia en eventos realizados por políticos; pero, también presencia joven significa figuras nuevas interesadas en la política. Cada partido da la oportunidad a jóvenes para pertenecer a sus filas, y así, ellos si así lo desean se van desarrollando dentro del mundo de la política, aprendiendo más y siendo parte de la democracia salvadoreña.

Pero, estos nuevos jóvenes dentro de los partidos políticos, ¿En realidad son mentes con nuevas ideas y una mentalidad adecuada a los cambios que ha vivido el mundo?

Como es lógico, cada partido tiene su propia ideología, valores y principios bajo los que han sido fundados por figuras importantes en la historia muchos años atrás. ¿Pero, esto es sinónimo de ser inamovibles? En más de alguna ocasión, jóvenes han sido expulsados o estos mismos han renunciado a dichos partidos políticos, al no sentirse bienvenidos por el mismo por tener una nueva visión de las cosas y el mundo en general; y tener opinión propia en temas controversiales, dentro de una sociedad tan cerrada como la salvadoreña; por ejemplo, el matrimonio igualitario, la comunidad LGBT o el aborto.

Los jóvenes que desean ser parte de algún color dentro de la política salvadoreña están, en pocas palabras, obligados a pensar y decir lo mismo que aquellos políticos, que en más de 50 años han dictado lo que es correcto y la verdad absoluta. Estos mismos políticos que animan a los jóvenes a ejercer el voto, o a pertenecer a sus grandes familias; y, al final, si no encajan los pensamientos de un joven de 23 años con los de un político de 65 años, el de 23 es desechado y se busca a otro, de igual edad, que cumpla con los estándares “correctos”.

Entonces, en realidad, ¿Es posible que exista una renovación en la política, si aquellos que ahora se encuentran en las filas de dichos partidos políticos, rechazan a los jóvenes del siglo XXI con un nuevo pensamiento y una nueva forma de ver la vida? ¿Es en realidad “renovación” cuando están obligándote a pensar como ellos, aunque no vaya de acuerdo a tus principios como ser humano?

20 May 2018
Entre libros duerme el gato
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Entre libros duerme el gato

19 May 2018
Cuatro preguntas incómodas
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Cuatro preguntas incómodas

13 May 2018
La democracia de “segunda generación”
Colaboradores | Por: Luis Quintanilla

La democracia de “segunda generación”

13 May 2018
Escenario político, presidenciales 2019
Colaboradores | Por: Roberto Alexander Campos Rivas

Escenario político, presidenciales 2019