Colaboradores

4 Ago 2013
Colaboradores | Por: Crissia Montoya

Error capital: ocultar información

El periódico digital salvadoreño “El Faro.net”[1] siempre se ha caracterizado por publicar  información inusual comparada con el resto de hechos noticiosos y presentados por otros periódicos. Y cuando de política se trata no es la excepción, puesto que ante la nueva campaña del gobierno del presidente Funes: “Buenos cambios”[2], dicho periódico publicó una nota sobre los gastos incurridos en materia de publicidad en esa campaña. El Faro solicitó información sobre el monto invertido en la ejecución de la campaña, sin embargo se le negó el acceso a dicha información, que dicho sea de paso, es pública.

Tomando de referencia esta información publicada por El Faro, es fácil darse cuenta de algunas contradicciones dichas por el presidente Funes, ya que al inicio de su gobierno, y aún siendo periodista, él decía no estar de acuerdo con los gastos de publicidad que hacían algunos políticos, al invertir en campañas o propagandas políticas. A pesar de estas críticas, actualmente es posible notar cómo esas palabras y esa promesa de publicar todo tipo de información concerniente a su gobierno, ya no existe. Y con esto, se confirma una vez más que hay promesas que no se cumplen. Y digo que es una contradicción porque si bien es cierto antes criticaba este accionar (sobre todo en el mandato de Antonio Saca) días atrás él y su gobierno pusieron en marcha una campaña en el marco de los cuatro años de estar gobernando el país.

Uno de los peores errores que comete un gobierno estando al mando de un país es ocultar información a los ciudadanos, sin importar la índole de estos (empleados, estudiantes, periodistas, etc.) sobre todo porque a ellos se deben y porque fueron ellos quienes confiaron para darles el poder y administrar los fondos públicos. No obstante, aunque un gobierno se debe a los ciudadanos, a veces éstos no son tomados en cuenta porque sus intereses quedan a un lado y no se resuelven muchas problemáticas sociales, que a diferencia de una campaña publicitaria, esos problemas sí los perjudican.

Más aún cuando se les niega un tipo de información que es legal, eso es atentar contra la transparencia, honestidad y confiabilidad de un gobierno, porque ocultar es sinónimo de mentir y de algo que no anda bien.

A mi manera de ver, una campaña publicitaria no tiene absoluto valor o beneficio para la población, simplemente se trata de auto-proclamar lo que se ha hecho hasta el momento con el fin de ganar más adeptos, pero ese tipo de campañas no contrarrestan la delincuencia, la inseguridad, el hambre, la pobreza, etc. Ante estas acciones de gastos excesivos e innecesarios es importante que en lugar de utilizar de esta manera el dinero, se invierta en un mejor sistema de educación, en generar más empleo, en modernizar y equipar hospitales y más. Pero este tipo de propaganda en vez de mejorar la imagen de un gobierno en crisis ha contribuido al descontento de la oblación por el despilfarro de recursos del Estado y de la población. Peor aún, es no querer publicar ni mostrar los gastos invertidos en cuanto a este tipo de propagandas porque se le está negando un derecho a cualquier ciudadano: derecho a informarse sobre lo que el Estado hace o no con sus impuestos.

*Colaborador de MedioLleno



15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar

15 Jul 2017
No queremos gobiernos “ninis”
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

No queremos gobiernos “ninis”

15 Jul 2017
¿Lorena Peña desinforma a sus seguidores?
Colaboradores | Por: Luis Quintanilla

¿Lorena Peña desinforma a sus seguidores?