Colaboradores

20 May 2018
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Entre libros duerme el gato

No tenía mucha intensión de salir de mis sopores nocturnos, pero un pequeño sonido alteró mis sentidos en medio de la oscuridad. Tenía un cierto miedo en mi interior desde hace unos meses. La sensación de ser observado desde los huecos abiertos por termitas en el techo de madera y en ese momento mi piel se puso de gallina, y mi corazón latió con fuerza.

Para sentirme menos acobardado tomé el celular y puse un video de Erasure que había grabado en ese concierto hace unas semanas atrás. Nietzsche tenía razón al reflexionar que sin música la vida sería un error y tomando su consejo grabé videos del concierto para tratar de evitar seguir errando, y que mejor momento para escuchar a Andy Bell que el estar en un situación de miedo.

Muchos pueden decir que el miedo solo está en nuestra mente y carencias de valores espirituales, aunque yo sabía que en la oscuridad de la noche todo tipo de criaturas deambulan buscando alimentarse del terror. Lo sabían muy bien los habitantes de pueblos antiguos en Europa 0riental y por eso, usaban decenas de amuletos para protegerse de estos monstruos.

¿Puedes decirme tú que nunca has tenido esa sensación de frío en la espalda al caminar por una habitación oscura? ¿Qué nunca has observado a tu perro mirar hacia un espacio vacío? Los ruidos fueron aumentando y me mente recordó un momento del pasado cuando estuve en otra situación muy parecida en un viaje por un pueblo llamado Comasagua, donde los murmullos me robaron la paz y fue tal el pánico, que no pude pegar un ojo durante toda la noche.

Y ahora, mis pensamientos no paran de rodar en mi mente y todos ellos siempre acaban en tu nombre, y estoy seguro que debí destruir tus recuerdos de una buena vez. Todas estas ansias nocturnas todavía tienen tu sabor y olor. ¿Dónde quedaron esos momentos rosas y cursis? No sé si estuvo bien decirte toda la verdad, y por eso tu fantasma es quién me sigue en estas noches lúgubres.

Me dijeron que las flores corrían las ánimas del terror, pero yo conozco las rutas que tomas para venir a hundir tus imágenes en mis profundas ideas ¿No te detendrás jamás?  ¡No lo harás! Pues, entre esos malditos libros duerme el gato y es en él donde tus restos viven ahora.

Todavía escucho las voces en mi cabeza diciéndome que la sociedad es líquida y que estamos a la deriva en medio de la nada. Zygmunt Bauman no se equivocó y como plumas flotamos sin podernos anclar en ningún lado, y en este momento una gigante ola golpea nuestros rostros impávidos.

El ruido cada día se acerca más y más hacia mí, y faltan horas para que el sol entre por la ventana de la guardilla y queme a estos demonios que vienen por mí. Estoy seguro que al subir el volumen de la música todo estará bien y que solo es una alucinación más. Los coros celestiales me susurran que nunca me dejarán en paz y que en todos los infiernos hay un puesto para mi alma culpable. Maldito momento que traje a ese gato pardo conmigo, pero lo amaba como te amé a ti. 

Los ruidos desaparecen y el señor gato se sube en mi pecho y con sus ojos en llamas no me dice absolutamente nada. Solo silencio. El sol salió. Será un bello día en la ciudad del odio.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?