Colaboradores

7 Dic 2012
Colaboradores | Por: Víctor Villanueva

Entre impuestos e irracionalidades

La desesperada búsqueda del Gobierno es clara; están en una urgente necesidad de fondos que permita suplir las múltiples carencias, derivadas de la mala administración económica y logística. 

A raíz de lo anterior, el Gobierno ha propuesto diferentes medidas que permitan obtener mayores fondos para el Estado, algunas de estas medidas se encuentran en las manos de la Asamblea Legislativa. La mayoría de ellas van enfocadas al cobro de más impuestos en diferentes sectores. Las propuestas son: Aumento a las multas de tránsito, la creación de impuestos a las transferencias bancarias y bursátiles y la aplicación de impuesto predial, el cual se aplicaría a los bienes inmuebles, que su propia naturaleza indica que son inmuebles lujosos o de gran inversión económica, como por ejemplo: Ranchos de playa o casas de campo.

Por otra parte,  el presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Carlos Acevedo, mencionó que la clase media salvadoreña, debería pagar más impuestos, porque esta clase tiene mayor capacidad de hacerlo. Para sustentar su pseudo-objetivo análisis expresó que: “Los hogares que tienen capacidad de ir todos los fines de semana a un Burger King, a Pizza Hut o a un restaurante en la Gran Vía o Multiplaza o donde sea, yo creo que tienen capacidad de pagar más impuestos…”

Sin embargo, el “exhaustivo” análisis de Carlos Acevedo, olvidó que según las estadísticas del Banco Mundial (BM), en El Salvador las personas de clase media son menos del 20%, lo cual indica que cobrar más impuestos a la clase media es desproporcionado e irracional.  Además,  a estos centros comerciales no sólo asisten personas de clase media y tampoco,  todos los que frecuentan realizan una compra, algunos de ellos solo van por “vitrinear”, es decir, que son transeúntes de los centros comerciales, no consumidores o clientes.

Las múltiples carencias y la mala administración, también han afectado a la Fiscalía General de la República, quienes ya no cuentan con fondos para la persecución del delito. Asimismo, la Fiscalía urge de 1.9 millones de dólares para cubrir los gastos, de lo contrario, la dirección de investigación del delito estará en riesgo.

La solución no está en cobrar más impuestos, sino en que ustedes, entidades gubernamentales,  hagan el trabajo por el que están en sus puestos. Por citar un caso, la Fiscalía General, debería de estar cobrando las multas que han sido interpuestas por la Superintendencia de Competencia (SC) a agentes económicos, pero no lo han hecho. Y la suma de esas multas supera los tres millones de dólares, lo suficiente como para suplir su “necesidad” de 1.9 millones que en estos momentos tienen.

Entidades gubernamentales, entiendan: están para servir, para hacer el  trabajo por el que están en sus puestos, y por el cual reciben un salario. Comprendan que un funcionario público no es un personaje decorativo, es un funcionario que trabaja para toda la población.

 

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar