Colaboradores

27 Nov 2014
Colaboradores | Por: Rafael Marroquìn

¿En qué estamos fallando?

Somos jóvenes. Somos una nueva generación, debemos conocer los errores del pasado para no cometerlos.

Una de las noticias más sonadas hace algunas semanas fueron los resultados del examen de ingreso a la Universidad de El Salvador, donde según datos de la Secretaría General de la UES, de un total de 23 mil 609 aspirantes solo un 4.42 por ciento aprobó el examen. Es decir, solo mil 43 jóvenes lograron ingresar al Alma Máter en “primera”.

Esta noticia, a decir verdad, no es tan sorprendente sabiendo que año con año los resultados en la PAES y en el examen de ingreso a la UES (única universidad pública del país) tienden a promedios negativos. No obstante, este año llama mucho la atención el porcentaje tan alto de reprobados, lo que motiva a preguntarnos ¿en qué estamos fallando? ¿Será que el sistema educativo en nuestro país es deficiente? ¿O será el alto grado de desinterés hacia el estudio por las actuales generaciones? ¿O simple y sencillamente será una mezcla de ambas situaciones?

No está fácil de responder, pero es obvio que la educación en nuestro país nunca ha sido una prioridad. La inversión pública en educación siempre ha dejado mucho que desear, especialmente porque se ha enfocado en otros problemas menos en la instrucción del pueblo. Diferentes libros de historia salvadoreña (que son pocos, por cierto) nos hablan de la manera en la que el Estado invertía en guerras y no en educación.

Es preocupante saber que nuestros bachilleres no están siendo educados de una manera satisfactoria. ¿Qué futuro nos espera? ¿Acaso nuestra sociedad está condenada a tener bajos niveles de educación? ¿Será que el acceso a una educación de calidad es privilegio de unos pocos elegidos? Esto no puede seguir así. Tenemos  que tomar conciencia del enorme problema al que nos enfrentamos, pues una sociedad ignorante jamás logrará su desarrollo. Como jóvenes salvadoreños, como futuros dirigentes de esta nación, debemos crear la conciencia de que la educación no es un gasto sino es una inversión.

No nos vayamos tan lejos y veamos el ejemplo de Costa Rica. Los hermanos “ticos” apostaron por darles educación a sus habitantes y ahora vemos los resultados en un país con alto nivel de desarrollo económico y social comparado a las demás naciones centroamericanas.

Actualmente, la inversión en educación pública en nuestro país alcanza el 18.9 por ciento del Presupuesto General de la Nación (datos del 2013) y apenas un 3.9 por ciento del PIB (datos del 2011), aparentemente el sector donde más se invierte, no es suficiente.

Debemos dirigir nuestra visión a mejorar la calidad educativa, a capacitar de mejor manera a nuestros profesores, a crear una conciencia colectiva de interés al estudio, a revisar los programas educativos y hacerles las mejoras necesarias.

Todo lo anterior junto a un esfuerzo adicional por mejorar la infraestructura escolar. De esta manera lograremos mejores resultados y por supuesto una población más educada y más capacitada que llame la atención de inversionistas y apuesten por hacer negocios en El Salvador.

Somos jóvenes. Somos una nueva generación, debemos conocer los errores del pasado para no cometerlos. La invitación está hecha. Tal vez alguno de los que lean esto llegue algún día a las altas esferas del poder en nuestro país y logre tener la visión de mejorar nuestra educación. Necesitamos cultura, necesitamos educación para un mejor El Salvador.

Posdata:
Hace algunas semanas también hubo un fenómeno que llamo la atención: una fila enorme de personas afuera del Teatro Nacional esperando para entrar a ver la función de una obra teatral. Qué bueno sería que esa escena se repitiera siempre y nuestra gente prefiriera culturizarse a gastar el tiempo en cosas sin sentido y sin ninguna proyección.

Quizás algún día esas filas enormes afuera de los teatros sean una escena común en nuestra sociedad salvadoreña… Se vale soñar.

17 Feb 2019
El mercado laboral y la Cuarta Revolución Industrial
Colaboradores | Por: John Guzmán

El mercado laboral y la Cuarta Revolución Industrial

16 Feb 2019
Guía para pasar un feliz mes de febrero en la “friendzone”
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Guía para pasar un feliz mes de febrero en la “friendzone”

9 Feb 2019
Fin de la cuenta regresiva electoral
Colaboradores | Por: Vladimir Velásquez

Fin de la cuenta regresiva electoral

3 Feb 2019
Escuela utópica o una misión
Colaboradores | Por: Gustavo Araniva

Escuela utópica o una misión