Colaboradores

17 Ene 2014
Colaboradores | Por: Ricardo Hernández

En las escuelas hay necesidades más urgentes que computadoras

En medio de la parafernalia de la campaña política, se tiende a mencionar muchas propuestas absurdas con tal de conquistar el voto del electorado. Se necesita nada más un poco de atención para examinar algunas propuestas que, por más innovadoras que parezcan, no tienen la más mínima trascendencia en nuestra realidad nacional.

 

Traigo nada más un ejemplo: “Una computadora por niño es mejorar la calidad educativa del país”. 

 

Primero: que un estudiante tenga una computadora no es un indicador de calidad educativa. Si bien es cierto, la UNESCO señala que el acceso a las TIC puede contribuir a la educación y el aprendizaje de calidad, que los estudiantes cuenten con una computadora no es un indicador de calidad educativa por sí mismo. Tampoco tener acceso a un ordenador será la panacea de los innumerables problemas por los que atraviesa actualmente la escuela salvadoreña. No solo bastan las tecnologías al alcance de la mano, sino saber utilizarlas con fines educativos, y que existan programas encaminados a promover eso. Ahora bien, ¿qué tan a menudo utilizan los estudiantes las tecnologías para lograr mejores aprendizajes?, ¿las computadoras se utilizan como herramientas de comunicación y enseñanza?, ¿se les saca el mayor provecho al internet en los centros informáticos de los institutos nacionales, donde, en la mayoría de los casos, no tienen ni siquiera acceso completo a internet? 

 

Es incongruente hablar de computadoras cuando las instituciones educativas públicas no cuentan con los recursos necesarios para llevar a cabo una tarea eficiente. Con un presupuesto recortado y sin ninguna inversión en el personal docente e infraestructura escolar, será difícil llegar a los estándares de calidad deseados. En lugar de prometer una computadora por niño, sería más conveniente dotar los centros escolares de canchas deportivas, invertir en la capacitación, evaluación e incentivos docentes, involucrar a los padres de familia o responsables en la educación de sus hijos a partir de experiencias exitosas, ampliar los programas de jóvenes talentos a otras universidades, involucrar a la empresa privada, etc. 

 

Creo que la escuela salvadoreña tiene muchas otras necesidades como para invertir toda esa plata en comprar computadoras. Probablemente sea una buena idea, pero actualmente hay muchas otras necesidades educativas en las que podrían emplearse dichos recursos. 

En primer lugar, nuestros estudiantes necesitan tener una lectura comprensiva, aplicar las matemáticas a su entorno, tener las bases necesarias de conocimientos científicos, aprender a ser reflexivos, críticos, a ser líderes y emprendedores, y eso se logra con padres involucrados, con maestros capacitados, con proyectos donde se involucre la empresa privada e iglesias.

Si queremos ver resultados, tendríamos que formular políticas que sean congruentes con la realidad nacional y que estén bien estructuradas para perseguir un objetivo educativo como nación. Políticas (como señala el reciente informe del PNUD) que tengan seguimiento, donde se tomen en cuenta las aspiraciones, necesidades y derechos de las personas, y no ofertas irresponsables que persigan nada más un voto.

De entregar una computadora por niño la verían difícil los estudiantes de la escuela 70047, una pequeña escuela en un cerro de un municipio pobre de El Salvador, donde muchas familias no cuentan con agua potable, energía eléctrica ni seguridad en su entorno. Escuelas así hay muchas. ¿Qué se pretende hacer para sacarlas de esa condición?

 

*Colaborador de MedioLleno

  • LOLO MARTIN

    Me parece muy bueno, aunque se le nota la tendencia política a su discurso al igual que a lo que usted critica. Mi tendencia sí es de izquierda y aunque esta izquierda no es la mejor que se puede tener, es la que hay en el momento y es comprar su discurso (del fmln) y tratar de involucrarse más para mejorarla hasta llevarla a la práctica en hechos reales como los que usted menciona. Además es no dejar que la derecha vuelva a descuidar muchas otras instituciones. Por último llegue quien llegue al poder no podrá y algunos ni querrán mejorar la calidad del docente y por ende la del estudiante, así que hasta el momento compro el discurso de la computadora para iniciar con algo. Y todo iba bien hasta que mezcló a la iglesia. ¿Qué tiene que ver la iglesia con la educación? eso es una creencia, la educación por muy deficiente que sea es algo real, en teoría y práctica, lo otro es solo la creencia en lo que no se ve. Ya parece usted político mi hermano.

  • alejandra

    Respuesta al artículo y a LOLO MARTIN.

    Soy educadora y el artículo me ha parecido bastante acertado. ¿Qué importa tener computadoras en las escuelas si apenas sabrán usarlas los profesores? ¿Qué importa tener computadoras si hay niños que pasan peligro solo para llegar a las escuelas? ¿Qué importa tener computadoras si los niños sufren de un alto nivel de desnutrición? ¿Qué importa tener escuelas si no hay maestros formados adecuadamente en pedagogía? ¿Que importa tener escuelas cuando los profesores no pueden ejercer bien su función por estar amenazados por las maras? En fin…. podría seguir con más. No se trata de votar por un partido u por otro, se trata de pensar. LOLO MARTIN respeto tu ideología pero algo tan importante como la educación se merece más atención y menos clases de inglés y computadoras en el aula (que también es importante pero es secundario). Por otra parte LOLO MARTIN he vuelto a leer y releer el artículo buscando en qué parte se habla de la Iglesia y creo no encontrar NINGUNA. A veces nos cegamos con nuestros pensamientos y pueden pasar cosas como estas, en las cuales se leen cosas y se ven cosas donde no las hay. Pero algo que si vemos es que nuestra situación actual no está para dar computadoras en las escuelas sino en formar personas que sean mejores gobernantes que los que tenemos ahora.

  • Wendy Manzano

    Yo estoy de acuerdo con este artículo, y no por una ideología, sino por una UTOPÍA. Los países más desarrollados invierten en educación, desde la primaria, hasta la universitaria. Aquí se está hablando de las escuelas, de las bases de un pueblo crítico, de generaciones renovadas, dejemos de contaminar con ideologías todo lo que vemos, la realidad es la que se plantea en el artículo. De que sirve una computadora en una escuela donde ni siquiera hay energía eléctrica, donde no hay un profesor capacitado que guíe en el uso de esta herramienta. Primero, hay que ir a las necesidades primordiales. La tecnología es necesaria en estos tiempos, pero más necesario es contar con seguridad, nutrición y servicios básicos en las escuelas, así como personal calificado para enseñar. La verdad, que estos temas deberían ser para ambos lados de la política, y no pensemos que sólo porque la gente sabe leer y escribir, está alfabetizada. Deberíamos considerar alfabetizado al que también aprendió a pensar. Lo digo por si surge el comentario sobre la alfabetización en países como Cuba. La verdadera educación crea líderes y trabajadores responsables, gente con cultura, y eso nos está faltando mucho en nuestro país, sino que mejor ejemplo que los “líderes” políticos actuales, y me refiero a todos.

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar