Colaboradores

14 Jul 2013
Colaboradores | Por: José Arévalo

Empresas Justas, Empleados Responsables

Hoy por hoy, el agente promotor de crecimiento económico de un país es la empresa, una persona jurídica que opera comercialmente bajo un determinado sistema de derecho. Pero no podemos olvidar que detrás de esta entidad etérea, existen personas que son las que a través de sus acciones hacen a una empresa grande o la llevan a la ruina.

Debe existir un claro balance entre estas dos fuerzas y tanto los recursos de la empresa como las acciones de sus empleados deben estar alineados para que una empresa sea exitosa. Lastimosamente en nuestro país, salvo pocas excepciones rescatables, esta armonía se ve comprometida ya que en gran medida tanto jefes como empleados velan por sus intereses particulares; no existe realmente una cultura de colaboración sino intereses individuales que van en paralelo.

Es común observar en nuestro ambiente laboral que, por ejemplo, la jornada de 8 horas laborales diarias en realidad es de 10, 12 o 14 horas y que aún cuando sales de trabajar te están controlando en el teléfono que te dio la empresa. En nuestro país, las horas extra son virtualmente nulas, contra ley expresa hay empresas que no dan vacaciones a sus trabajadores y se las compensan en dinero. ¿Qué alternativa tiene el empleado? Si afuera hay una “cola de gente esperando ese huesito”.

Pero así como suceden estas cosas, también es común que el empleado llegue a su puesto de trabajo, se prepare el cafecito, se ponga al día con el compañero, salga a echarse su cigarrito, use el teléfono de la oficina para hacer llamadas internacionales, tenga su Facebook abierto o utilice los vales de gas para llenar el tanque y darse una vuelta por ahí.

Es imposible para un Estado regular tan particular y específicamente estas relaciones patrono-empleado y si bien es cierto existe una legislación laboral que debe ser cumplida (y que el Estado debe velar por su cumplimiento), todo se resume a una cosa: cultura. Todos los salvadoreños debemos comprender que no podemos salir adelante como nación, como sociedad, como cultura, si todos vamos halando en diferente dirección. Si un empresario es el dueño de todos los activos materiales e inmateriales de una empresa, los empleados físicamente son la empresa, son el factor de producción, el recurso más importante. Es por esto que ambas partes, aún cuando no se den cuenta, tienen apuestas altísimas e interrelacionadas en que una empresa sea exitosa.

Nuestra mentalidad debe cambiar, las acciones de ambas partes deben ir más allá de lo que la ley dice y más allá de lo que el contrato de trabajo dice. Ambas partes deben comprender que el empleado no es una máquina que puede pasar encendida las 24 horas del día a ver cuánto aguanta, también deben comprender que hacer lo mínimo para irla pasando o “ver qué saco de aquí” son actitudes que deben ir cambiando. Este cambio solo puede producirse si viene desde adentro, solo cuando despertemos positivamente como individuos podremos despertar como sociedad. Hay que comenzar en algún lugar, la pregunta es ¿adónde?

  • Manuel González

    Aunque en realidad no hay una relación estrictamente
    proporcional a la cultura del empleado con la explotación, por así decirlo,
    muchas veces hay empleados responsable trabajando más de 8 horas y otros irresponsables
    “trabajando” 8 sin hacer nada que quizás tienen cargos por afinidad, favores, etc.
    (Cosa que abunda en el gobierno, tanto actual como en administraciones pasadas
    y una que otra empresa). Nunca hay que olvidar que el dueño de la producción va
    evitar aumentar costos si ve que sus rendimientos son decrecientes, que tal si
    2 hacen hacen el trabajo de 3 al final la ganancia es lo que se persigue y
    entre mas mejor.

22 Ene 2017
Patria, te saludan reverente las nuevas generaciones
Colaboradores | Por: Israel Belloso

Patria, te saludan reverente las nuevas generaciones

22 Ene 2017
Relaciones tóxicas ¿continuar o soltar?
Colaboradores | Por: Ann Montano

Relaciones tóxicas ¿continuar o soltar?

22 Ene 2017
¿Será que el país debería establecer un salario máximo?
Colaboradores | Por: Joyce Hernández

¿Será que el país debería establecer un salario máximo?

21 Ene 2017
Se puede porque los buenos somos más
Colaboradores | Por: Iveth Castro

Se puede porque los buenos somos más