Colaboradores

27 Dic 2013
Colaboradores | Por: Néstor Morales

El voto, más que un derecho… una responsabilidad

De la democracia parte la existencia del voto, la necesidad de que mediante el consenso se dé la titularidad del poder al mayor conjunto de la sociedad, esta es una forma de organización social en la cual el voto juega un papel prioritario, que como dice nuestra Constitución en el artículo 78: “El voto es libre, directo, igualatorio y secreto.

Desde pequeños en la clase de sociales nos enseñan sobre los derechos y deberes que cada persona tiene; y que estos deben exigirse en el caso de los derechos, y cumplirse en el caso de los deberes. Nos dicen que sobre esto, en una buena medida, se basa el sano funcionamiento de una sociedad, lo cual es sumamente cierto. Dentro de la extensa gama de derechos y deberes están los derechos y deberes políticos, los cuales en el caso de El Salvador, se encuentran en el Capítulo Tres Sección uno de nuestra Constitución; en este apartado, el articulo 72 punto 1 destaca como derecho político del ciudadano el ejercer el Sufragio. Entonces, el voto es un derecho que todo ciudadano (mayores de 18 años) tiene, por lo cual en cada convocatoria a elecciones populares a ningún ciudadano se le puede negar la participación.

En nuestra sociedad que es democrática, cada salvadoreño es un voto, sin importar su condición, y todos en consenso determinamos el camino a seguir entre los ofrecido por los aspirantes a cargos públicos. Nosotros, cada uno de los que estamos en la capacidad de votar, somos responsables del camino que emprendamos y por esto es que la participación ciudadana en la política debe ser permanente, y no simplemente mancharse el dedo de tinta un domingo cada 3 o 5 años…

El compromiso de cada salvadoreño es o debe ser el de estar vigilante de los funcionarios investidos en elecciones populares, la constante exigencia de resultados, la rendición de cuentas exactas, entre otras… Porque el que es electo, lo será por tu voto y/o el mío. Debemos estar conscientes de que cada vez que emitimos el voto estamos determinando un camino y no solo el nuestro sino el de los 6 o 7 millones de salvadoreños, por eso, más que un derecho, es una RESPONSABILIDAD: la de pensar, analizar y meditar lo conveniente para mi compatriota.

Para algunos, la elección de un Presidente, Legislador o Alcalde no tiene una consecuencia significativa, pero en el caso de los menos afortunados esto puede ser trascendental para mejorar sus condiciones de vida, las básicas, las que menciona el Maestro Masferrer en el famoso Minimum Vital, por lo cual los invito a la reflexión antes de dirigirnos a las urnas.

Los exhorto a que, antes de marcar la papeleta (si deciden cargar con esa responsabilidad), piensen en lo que dijo el padre de la nación del arcoíris, Nelson Mandela: “Una nación no debe juzgarse por cómo trata a sus ciudadanos con mejor posición, sino por cómo trata a los que tienen poco o nada”.

Espero que con base en la reflexión y el humanismo existente en cada uno de nosotros, nos hagamos responsables y decidamos por lo conveniente para el más necesitado, y los invito a que si ningún líder político ofrece eso, juntos exijamos la ejecución de gestiones caracterizadas, principalmente, por la solidaridad.

 

 

*Colaborador de MedioLleno

15 Ene 2017
Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente
Colaboradores | Por: Caleb Padilla

Millenials, el desarrollo debe ir de la mano con el medio ambiente

14 Ene 2017
¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?
Colaboradores | Por: Karen Rivas

¿Ya sabés qué hacer ahora que sos bachiller?

14 Ene 2017
Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?
Colaboradores | Por: Fernando Portillo

Si pudiésemos caminar todos juntos ¿quién necesita un auto volador?

14 Ene 2017
No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista
Colaboradores | Por: Zabdiel Pereira

No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista