Colaboradores

10 Sep 2017
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

El Salvador, ya basta de campañas adelantadas

La campaña adelantada es un mal al que el salvadoreño se ha habituado tanto que ni siquiera le molesta, al menos a la mayoría. Los partidos  han iniciado, desde unos meses atrás, una campaña en las redes sociales y medios de comunicación, sea más o menos evidente, pero sin tener aún su candidato definido para la Presidencia de la República.

El partido de derecha, por su parte, son dos candidatos los que más atención han tenido y lo peor de todo que, luego de llenarnos de publicidad en los periódicos y redes, resulta que también adelantarán sus elecciones internas, y que esto se adapta perfecto a las exigencias de uno de los candidatos que se espera sea el “elegido” por el partido de derecha.

Vaya elección interna, en donde ya ganó la batalla mediática y tiene a un ejército de personas dándole incluso el gane de las elecciones nacionales y derrotando al candidato de la izquierda, esto sin haber ganado las elecciones internas aún. ¡Vaya democracia!

Lo preocupante es que se ve como los intereses de algunos, incluso superan a los de las bases del partido. Sí esto se ve ahora ¿Cómo será sí llega a ganar? Y esto es lo verdaderamente preocupante, como los candidatos siguen siendo títeres en toda Latinoamérica. Sin importar a quién pongan, nada cambia en realidad porque los intereses que los pusieron ahí son a los que se deben, a ellos responden y por ellos se trabaja. ¿Pero dónde queda el voto popular?

Pero, esto no sólo se ve en la derecha, este es nada más es el ejemplo más llamativo por la cobertura mediática que han tenido de los dos principales contendientes a la candidatura de Presidente de la República.

Por otro lado, tenemos a un alcalde que está dejando que el voto popular clame por él para defender la silla presidencial, cuando aún en su partido no lo quieren del todo; puesto, al parecer, temen  no siga los intereses de su cúpula y trabaje independiente para sus propios intereses. Mientras tanto, el salvadoreño se deja llevar por la corriente de los medios y redes, que les dicen que esas dos serán las mejores opciones para dirigir el país.

Hay utilizar un poco la imaginación y pensar que pasaría si no fueran elegidos por sus partidos o no prestaran su rostro para que los partidos gobernaran. ¿Algo cambiaría? No, las cúpulas políticas y económicas siempre dirigirían el circo, nada más cambiando de atracción y esperando que la gente se impresione igual.

Vale decir que no a todos nos tienen contentos con las campañas adelantadas y ataques ficticios en las redes y medios de comunicación. Siempre hay alguien que está cansado que el país siga siendo representado por los mismos de siempre, haciendo lo mismo de siempre y manteniendo el país igual que siempre.

Las mismas caras en las alcaldías, Asamblea Legislativa y Presidencia de la República, sólo cambian de puesto. Un día como alcalde, el otro diputado, luego ministro, viceministro con fuero y más tarde, como diputado nuevamente. ¡Vaya renovación de la bella política de El Salvador!

21 Ene 2018
Mujer mucho más que un estereotipo de belleza
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Mujer mucho más que un estereotipo de belleza

21 Ene 2018
Responsabilidad y cautela ante las políticas estadounidense
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Responsabilidad y cautela ante las políticas estadounidense

20 Ene 2018
TPS, buscar soluciones y no culpables
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

TPS, buscar soluciones y no culpables

20 Ene 2018
Como reconocer el extremismo de izquierda
Colaboradores | Por: Zarko Pinkas

Como reconocer el extremismo de izquierda