Colaboradores

6 May 2018
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

El Salvador necesita más paciencia

 

La paciencia es el valor que hace a las personas más tolerantes y felices; que las capacita para comprender y sobrellevar los contratiempos, y las adversidades con fortaleza, a sabiendas que solo el actuar con paz interior e inteligencia para utilizar los conocimientos necesarios e identificar las oportunidades disponibles para poder actuar de manera correcta frente a las diversas situaciones que se nos pueden presentar en la vida y, sobre todo, en el camino hacia el logro de nuestras metas. Reconocer, además, que la impaciencia, desesperación, apatía y falta de voluntad siempre serán nuestros más difíciles obstáculos en el logro de nuestros sueños.

La impaciencia es una de las debilidades de muchas personas, es como un resultado de tener expectativas irrealistas, de nosotros mismos y de otras personas. Muchas veces lo que queremos hacer tarda más de lo que esperamos; algunos esfuerzos son más difíciles de lo que esperábamos; algunos proyectos salen más caros de lo que esperábamos.

“Todo lo que merece la pena en la vida conlleva dedicación y tiempo”

En los días actuales, somos bombardeados por los deberes y quehaceres de la vida moderna, y sentimos que el mundo gira velozmente, pareciéndonos que necesitamos correr para acompañar ese ritmo frenético y participar de toda esa rueda viva que es la vida actual, con sus limitaciones, sus anhelos de urgencia y de respuestas inmediatas.

Hasta parece que si no nos damos prisa no podremos participar en ese banquete de acontecimientos y novedades, ni lograremos llegar a lugar alguno. La prisa nos pone ansiosos e impacientes, con el ansia de conseguir las cosas que siempre hemos deseado aunque, como no hemos aprendido a cultivar la paciencia en nuestra vida diaria, olvidamos usar la racionalidad y la prudencia. Según un proverbio chino:

 “Un momento de paciencia puede evitar un gran desastre; un momento de impaciencia puede arruinar toda una vida”.

Sabemos que el cultivo de la paciencia es muy importante para que aprendamos a esperar con más calma las cosas que tanto anhelamos y que, a menudo, solo el tiempo habrá de traernos. Hay gente que pide y espera una respuesta inmediata. Si esa respuesta no viene enseguida, allá se va la paciencia. Y así la vida va pasando en el afán de lograr todo lo que anhelamos, y de esforzarnos al máximo en nuestro cotidiano estresante para atender con rapidez a todas las demandas que nos trae la vida. Si no encontramos enseguida una resolución rápida para nuestros problemas, nos parece que ellos nunca serán solucionados.

Personalmente, creo que la paciencia es algo que se lleva con los años, es un don que no todos solemos tener y si lo llegásemos a tener es algo hasta sorprendente de nosotros, la paciencia creo fervientemente que se mide con el amor que vos le podes tener a alguien o algo; pero, dentro del querer tener paciencia habrán muchos obstáculos que se nos van atravesar como: El fracaso, los fracasos realmente nos enseñan algo que necesitamos saber, así que puedes retraerte y volverte a estirar, incluso con más… nervio.

Pero, la práctica de la paciencia no requiere el apoyo a comportamientos inadecuados y sí que practiquemos el respeto indistintamente; pues, sabemos que tenemos nuestro lado difícil, que también requiere la comprensión y tolerancia de todos. Entonces, para franquear los obstáculos y desafíos que la vida nos impone, procuremos tener paciencia, pues ella alimenta y tranquiliza nuestro ser. Todo aquello que soportamos con paciencia se hace leve, más fácil de conducir. Jesús, nuestro gran maestro la ejerció y ejemplificó como nadie. Pese a que aún estemos lejos de su ejemplar enseñanza, podemos procurar en todos los actos de nuestra vida cultivarla en nuestros corazones.

16 Sep 2018
El Capital Social
Colaboradores | Por: Rodrigo Mundo

El Capital Social

8 Sep 2018
Por qué las mujeres tienen menos acceso a la justicia
Colaboradores | Por: Claudia Umaña

Por qué las mujeres tienen menos acceso a la justicia

2 Sep 2018
Aborto, privatizador del cuerpo de la mujer
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto, privatizador del cuerpo de la mujer

1 Sep 2018
Nuestros próceres terratenientes
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

Nuestros próceres terratenientes