Colaboradores

16 Mar 2013
Colaboradores | Por: Mishelle Linares

¡El Salvador merece más!

El Salvador no es solo un nombre. Nuestra oración a la bandera nos describe perfectamente, es más que un territorio con fronteras, dentro de él existen millones de familias trabajadoras, niños con entusiasmo, jóvenes con esperanza de un futuro mejor y con las ganas de trabajar para mejorar, adultos que siguen esforzándose en sacar adelante esta tierra y ancianos que dieron todo lo que tuvieron para poder sostener nuestro hogar y que lo único que merecen es que se les retribuya de igual manera con salud y bienestar.

No es justo que los políticos usen el sagrado nombre de nuestro país para hacer proselitismo barato, “El Salvador” no merece ser parte de un slogan creado por una empresa de publicidad, “El Salvador” no debe ser el arma de políticos populistas para enamorar a los votos nacionalistas.

“El Salvador” debe ser mencionado en otras listas, no en las de mayor delincuencia o pobreza, debe ser mencionado en progreso, inversión, producción, arte y deporte. Regresar a lo que en antaño fuimos y por qué no mejorar aún más. El Salvador merece ser respetado por lo que es, un país trabajador que sonríe a la vida sin importar las dificultades que se antepongan.

Durante muchos años, los salvadoreños inocentes se han dejado llevar por promesas vacías, buscando candidatos súper héroes en vez de salvadoreños trabajadores con capacidad como propuestas.

Nuestro presidente no debe ser un hombre perfecto, que prometa cosas incansables, pero tampoco debe ser un populista que prometa llevarnos al mundial como que si El Salvador no tuviera prioridades. No debe ser un hombre con solo buenas intenciones, se necesita capacidad.

El tiempo ha pasado, El Salvador ha madurado, sí, a golpes, pero lo ha hecho, sus cicatrices del pasado no le permite confiar en cualquier persona, y su valor no merece más engaño.

Al leer el periódico nos damos cuenta de que necesitamos más que un show en la Asamblea Legislativa, lo necesario son leyes que aseguren las condiciones que necesitamos. Tampoco queremos un monólogo radial por semana, estamos cansados de escuchar insultos y acusaciones. Lo ideal es un presidente propositivo que cumpla lo acordado, que respete el patrimonio salvadoreño y que no se burle descaradamente de la población; no queremos alcaldes que solo lleguen a sentarse en su silla y olvidarse de lo que una vez prometieron, se necesitan alcaldes que vean a su municipio como su propio hogar, y trabaje por mejorar.

Pero tampoco necesitamos ciudadanos conformistas que busquen cosas innecesarias, necesitamos ciudadanos que exijan lo que merecen, que no aplaudan a un circo de mentiras, que no ovacionen sin razón, que se esfuercen por buscar la verdad, que no voten solo porque un hombre lo pide, que ese día frente a la urna, reflexionen y piensen ¿qué es lo que realmente necesitamos? Ciudadanos que no  permitan que políticos se burlen en su cara, ciudadanos que exijan propuestas, solucione; Ciudadanos que estén cansados del populismo barato así como yo lo estoy, como muchos lo estamos.

Necesitamos que los partidos políticos cedan por un momento el lugar que El Salvador se merece, que permitan que El Salvador respire, piense y sea libre de tanta publicidad ridícula.

Que el próximo gobierno no vele por intereses partidarios, que en sus ojos se refleje el azul y blanco que lo inspira cada día.

Que la sociedad civil tenga voz y voto en las próximas decisiones.

Todos sabemos cuál es el mejor camino, no desperdiciemos la oportunidad de mejorar las cosas. ¡Ya no nos importa quién tuvo la culpa, nos importa quién tenga la solución!

¡El Salvador merece más!

*Colaboradora de MedioLleno

28 May 2017
Estas son las turbas pagadas por los tiranos
Colaboradores | Por: Juan Carlos Rivas

Estas son las turbas pagadas por los tiranos

28 May 2017
Cuando la educación es mercancía
Colaboradores | Por: Ricardo Corado

Cuando la educación es mercancía

27 May 2017
Unidos somos azules
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

27 May 2017
Desde El Salvador: carta a Leopoldo López
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Desde El Salvador: carta a Leopoldo López