Colaboradores

7 Nov 2014
Colaboradores | Por: Óscar Melgar

El poder estudiantil latinoamericano

Recientemente tuve la oportunidad de asistir a la marcha que distintos sectores de la sociedad mexicana,  en especial el sector estudiantil, realizaron el pasado 22 de octubre en la ciudad de México D.F. Esto, como una señal de apoyo a las familias de los 43 estudiantes desaparecidos de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, en el Estado Guerrero. Este hecho ha causado, con razón, gran indignación entre la sociedad e incluso a nivel internacional.

Consignas como: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, “43 y ni uno más” “No están solos”, fueron aclamadas por muchos; pero además de consignas, pancartas, pinta y pega de mensajes en contra de los supuestos implicados y el arte en distintas expresiones, fueron otras de las herramientas de comunicación utilizadas.

Al igual que en México, en El Salvador, las marchas y los movimientos juveniles no son nuevos, pero los salvadoreños estamos quizás más habituados a ver este tipo de manifestaciones por diversos motivos: la falta de agua en comunidades (que implica un cierre de calles más la quema de llantas), el incumplimiento de compromisos de parte del Estado a ciertos sectores de la sociedad (últimamente los lisiados de guerra) y supuestos planes de privatización en instituciones públicas (educación y salud) solo por mencionar algunas.

De aquí, me surgió la pregunta: ¿Qué tan efectivas son estas manifestaciones para exigir cambios en cualquier sociedad?

Para responder a mi interrogante, me dispuse a analizar algunos factores  que podrían hacer que estas acciones, se conviertan en herramientas útiles y eficaces para exigir cambios. Por ejemplo,  hoy en día, este tipo de expresiones que invitan a la población a movilizarse, cuentan con una herramienta de comunicación y difusión masiva diferente: las redes sociales. Es increíble el poder de divulgación que estos medios pueden alcanzar, ya sea para motivar a favor o en contra por diferentes causas.

Si sumamos a las manifestaciones: acciones legales y políticas de la mano de instituciones correspondientes a nivel nacional e internacional, los denominados votos de castigo, paro de labores en diversas instituciones del Estado, pronunciamientos de todos los sectores de la sociedad en distintos medios, pero sobre todo la creación de un sentimiento de motivación que involucre a todos los sectores de la sociedad en el problema, entonces el resultado podría ser devastador para el Estado.

Centroamérica en los años setenta fue testigo de estos movimientos y otros de la sociedad civil, que al final provocaron guerras civiles internas y que finalizaron con la firma de acuerdos de paz entre los actores involucrados. Venezuela y Brasil en tiempos más recientes han visto también estas manifestaciones, y ahora México se suma a la exigencia de cambios necesarios en su sociedad, por medio de estas manifestaciones masivas, que según medios locales estimaron en unas cien mil personas.

El poder estudiantil latinoamericano necesita entonces de estrategias integradores y motivadoras, acompañadas de un liderazgo firme y perseverante, para exigir los cambios necesarios a los representantes elegidos por el propio voto popular. Ese es un  derecho que poseemos como ciudadanos y por el cual debemos luchar con  los medios más pacíficos y legales posibles,  para que de esta forma se transformen de manera positiva  todas las sociedades latinoamericanas.  Este trabajo es responsabilidad de la juventud no del futuro sino de la que vive ahora, que debe salir sin miedo a expresar sus sentimientos y a luchar por un mejor futuro, haciendo de estas herramientas de expresión públicas, instrumentos eficaces.

*Columna escrita en apoyo a los estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa y por los cientos  de estudiantes salvadoreños y mexicanos cuyos derechos civiles han sido violados por el Estado.

  • Yibran

    Buen trabajo amigo. ¡Juntos por una América latina unida! Disciplina y trabajo por nuestro pueblo.

26 Mar 2017
Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre

26 Mar 2017
¿Qué significa en realidad ser anti sistema?
Colaboradores | Por: Melvin Mejía

¿Qué significa en realidad ser anti sistema?

25 Mar 2017
El poder de permanecer
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

El poder de permanecer

25 Mar 2017
¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?