Colaboradores

22 Feb 2013
Colaboradores | Por: Carlos Mena

El pecado del hombre libre: la indiferencia

Albert Einstein fue uno de los grandes personajes del siglo pasado que abogó por el socialismo, en uno de sus artículos titulado “¿Por qué el socialismo?”, publicado en la revista marxista Monthly Review en mayo de 1949, Einstein, hablando del socialismo, dice: «… ¿Cómo es posible, con una centralización de gran envergadura del poder político y económico, evitar que la burocracia llegue a ser todopoderosa y arrogante? ¿Cómo pueden estar protegidos los derechos del individuo y cómo asegurar un contrapeso democrático al poder de la burocracia?»

 

Aunque no puedo decir que estoy del todo de acuerdo con su manera de pensar, puedo notar que su sueño y preocupación era el mismo de todo hombre libre: una sociedad madura, capaz de hacer valer su voz por medio del poder de una democracia gobernada por hombres patriotas dedicados al pueblo y no amadores de sí mismos, vanagloriosos y soberbios.

 

Desgraciadamente, en nuestro país hemos visto una exhibición inigualable de egoísmo, auto-beneficio, descaro y un desubicado sentimiento de propiedad sobre el país por parte del gobierno actual; si no lo ven así, pueden tomar el aparentemente inofensivo ejemplo del nombramiento del Boulevard Monseñor Romero. El pueblo salvadoreño eligió otro nombre para la vía que por tanto tiempo había esperado y por la que tantos impuestos había pagado, para que a última hora se nos dijera que «le guste a quien le guste» le pongo el nombre que yo quiero… ¡Háganme el favor!  Y para colmo, ahora quieren ocultar la información pública cuando, «le guste a quien le guste», le deben cuentas al pueblo salvadoreño.

 

Si bien es cierto, cada quien es responsable de sus actos y lo que estos señores hacen es totalmente inaceptable, quiero traer a la mesa algo que no se toma mucho en cuenta y es, a mi parecer, una de las razones más fuertes, si no es que la más fuerte, por la cual el poder está en manos de la gente equivocada. Estoy hablando, damas y caballeros, del pecado más grande del hombre libre, la indiferencia.

 

Es por la indiferencia que jamás hemos exigido cuentas respecto de las promesas hechas en las campañas políticas; es por la indiferencia que hemos volteado la mirada cuando nuestro presidente prefiere esconder sus gastos, cuando prometió total transparencia; es por la indiferencia que vemos cómo los diputados se sienten en el poder de hacer lo que más les conviene a sus partidos políticos al no permitirle a un ciudadano común postularse a diputado o a la presidencia sin cumplir con requisitos imposibles de cumplir.

 

Hace más de 20 años, finalizó un conflicto que desangró nuestra nación en todo sentido; unos  aprendieron a recordarlo de una forma, otros de otra, pero para todos por igual fue un infierno. Sin embargo, en medio de todo ese terror yace un poderoso hecho: en ese momento cada miembro de la milicia de ese conflicto, tanto de la guerrilla como del ejército creía que la patria valía el sacrificio de sus vidas de ser necesario. Difícilmente alguien lo cree así en estos días.

 

¿Por qué nos dejamos ganar el patriotismo? ¿Por qué no apoyamos movimientos cívicos con los que decimos estar de acuerdo? ¿Por qué decidimos no votar y permitimos que otros decidan por nosotros?… La innegable respuesta es: por indiferencia.

 

Nelson Mandela dijo una vez «Para construir nuestra nación todos debemos exceder nuestras propias expectativas». Mi estimado amigo salvadoreño, necesitamos responsabilizarnos del futuro de nuestro país, debemos exceder nuestras propias expectativas, debemos unirnos en movimientos cívicos fuertes y multitudinarios que obliguen a los políticos a escuchar y temblar ante la opinión del pueblo.  Tenemos la responsabilidad de votar y motivar a otros a votar, es nuestro deber inculcar en nuestros niños y jóvenes el amor por la patria y hacer de nuestro país un lugar cada vez más digno del pueblo salvadoreño y de sus altos destinos.

*Colaborador de MedioLleno

14 Oct 2017
Hay cortinas de humo en la política salvadoreña
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hay cortinas de humo en la política salvadoreña

8 Oct 2017
¡Asegurate!
Colaboradores | Por: Alejandra Portillo

¡Asegurate!

7 Oct 2017
Seamos dueños responsables, no al maltrato animal
Colaboradores | Por: Diana García

Seamos dueños responsables, no al maltrato animal

1 Oct 2017
¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?
Colaboradores | Por: Jeferson Aldana

¿Será que en El Salvador existe la pena de muerte?