Colaboradores

24 Feb 2013
Colaboradores | Por: Julio Saravia

El Menos Peor

La vez pasada en una cena de amigos, nos reunimos a hablar de política, comentando sobre los distintos escenarios para las elecciones presidenciales del 2014. Sin embargo, voy a omitir nuestros pronósticos y me enfocaré en algo que me preocupó mucho y me llamó bastante la atención. Los malos candidatos a presidente escogidos por nuestros queridos partidos políticos, y, cómo estos hacen escogernos al menos peor.   

 

Desde hace ya unos meses, empezó la campaña política en nuestro país. Por el FMLN, fue nombrado candidato, el vicepresidente de la república Salvador Sánchez Cerén. Luego, después de unos meses de estar en primarias, ARENA nombró al alcalde de San Salvador, el Dr. Norman Quijano. Después del nombramiento de Quijano, el FMLN completó su fórmula y nombró al alcalde de Santa Tecla como candidato a la vicepresidencia. Pero, para estas elecciones existirá una tercera vía fuerte. Al principio, se especulaba que llevaría la bandera de GANA, ahora resulta que será una alianza entre partidos políticos tales como el PCN, la Democracia Cristiana, GANA y miembros de la sociedad civil. El candidato de esta alianza, se especula que es nada más y nada menos que el expresidente de la república Elías Antonio Saca. Tenemos aquí a los tres posibles a ocupar la silla presidencial, los cuales dejan mucho que desear.

 

Planteadas las opciones que nuestros queridos partidos políticos nos han presentado para elegir como presidentes, regreso a esta platica entre amigos que estábamos sosteniendo. Mi posición fue clara y directa; ninguno de los candidatos es el ideal para gobernar nuestro país. Mucho menos el que ya tuvo su oportunidad de hacerlo y nos dejó clara su manera de administrar. Aclaro, que tanto el alcalde de Santa Tecla y el de San Salvador han tenido un liderazgo notorio a nivel nacional, por su manera de administrar sus ciudades y el buen trabajo que han hecho en éstas. Pero manejar una alcaldía no es lo mismo que manejar un país, son polos opuestos que muchos salvadoreños no logran comprender. Este tipo de candidatos nos demuestra continuismo para El Salvador y no nos garantiza un futuro próspero en materia económica y social. Nuestro país está hundido en un hoyo profundo del cual nos tienen que sacar. Y para sacarnos de éste y progresar, se necesita más que liderazgo.

 

Después de mi intervención, vino la postura de una amiga estudiante de Derecho, que me hizo reflexionar. “Tenés razón en mucho de lo que decís, pero y entonces ¿qué? ¿Pensás no ir a votar y dejar que gane el peor de todos?” Al escuchar sus palabras, me di cuenta de que desafortunadamente eso es exactamente lo que todos nuestros partidos políticos hacen. Nos dan malos candidatos que no tienen ni siquiera la habilidad de expresarse con coherencia, salvo, el expresidente Saca que tiene una excelente forma de comunicar su mensaje.

 

Entonces, el salvadoreño que razona su voto no le queda más que escoger al menos peor de los candidatos para gobernar nuestro país. Y eso es algo que no podemos seguir permitiendo. Debemos exigir candidatos capaces, honestos, con voluntad de servicio, que tengan una visión clara y concreta de futuro y finalmente candidatos que estén dispuestos a debatir con altura, y poder expresar sus propuestas e ideales de manera clara y ética. No dejemos que nos engañen con hablar bonito o con proyectos populistas. Esos políticos son los menos interesados en el bienestar de nuestro pueblo, a ellos solo les interesa ganar elecciones y el bienestar propio. No podemos seguir escogiendo a líderes mediocres e irresponsables, debemos  exigir excelentes candidatos para que gobiernen nuestro país de la mejor manera.  

 

*Colaborador de MedioLleno

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar