Colaboradores

20 Abr 2014
Colaboradores | Por: Sandra Cárcamo

El conformismo como sustituto de la creatividad

Siempre que me regalaban un punto en el colegio me sentía indignada. Las personas a mi alrededor no comprendían la razón de mi desaprobación. Pude haberme conformado a la meritocracia generada solo por asistir a clases o por llegar puntual. Sin embargo,  eso no era lo que yo debía aprender, y mucho menos un punto ayudaría a que mis conocimientos incrementaran. Un punto significaba la llave del conformismo  y de la ignorancia que yo no estaba dispuesta a asumir, cuando mis expectativas de vida iban muchos más allá que esperar de los demás y a ganarme con mis propias armas intelectuales aquellos puntos.

El conformismo social es una fuente de manipulaciones que cuesta ser percibida. Y esta palabra tiene una clara y directa relación con la palabra comodidad, clave para la creación de una sociedad ignorante y dependiente, un tranquilo y voluntario camino a la ceguera.

No quiero afirmar y cuadrarme en la idea de que estar cómodo es malo. No. Pero sí quiero advertir el escenario social en el que vivimos y donde podemos notar la invitación a la ignorancia, que ahora está a la vuelta de la esquina, donde la comodidad no es para darse un descanso, sino un descanso para nunca más volver. Es la línea que lleva al conformismo social.

En una ocasión, en medio de mis debates internos, me pregunté qué significaba el creciente número de programas sociales. Pude haberme creído la idea de que el gobierno actual quiere “buenos cambios” caminando hacia el combate de la pobreza y del hambre. Sin embargo, ni en la superficie ni en el trasfondo identifiqué cambios que no condujeran a la comodidad y al conformismo.

La clave en una sociedad no está en elegir a quien está dispuesto a dar más sino en qué sistema permite libertades y fomenta principios y valores. Es aquel en donde se considera la única forma lícita de superación personal al trabajo. El bien común no se obtiene regalando sino creando climas seguros donde los individuos con su creatividad impulsen ideas e iniciativas favorables.

Hace semanas comenté una publicación en una red social en donde expresaba mi punto de vista con respecto a los subsidios y programas sociales generados por el gobierno. Me asustó la respuesta que recibí: “Lo que hay es el inicio de dignificación de tantos miles que por años han sido discriminados y excluidos de gozar de los derechos básicos de supervivencia”. Me preocupó el inicio de la frase donde menciona la dignificación y lo asocia con regalías cuando en realidad la dignificación humana se obtiene solo a través del esfuerzo propio y  la explotación de la creatividad.

Si asumimos el rol de exigir al Estado regalías a través de programas sociales y subsidios, caemos en errores gigantes, porque un par de zapatos no generan educación. Obtener cosas, y no conocimientos y oportunidades, genera dependencia.

Lo que no percibimos es la falta de independencia que crean los gobiernos socialistas. Existen muchas personas que con recibir una pequeña ayuda mensual se encaminan a la ceguera voluntaria, porque quien provee su mensualidad se vuelve su proveedor de comodidad.

El compromiso es asumir las riendas de nuestros propios caminos, porque independientemente del presidente que se tenga, sentarse a esperar jamás será la solución y el camino hacia los buenos cambios. Los buenos cambios se generan con la explotación de la creatividad.

La creatividad individual es la única forma de cambiar realidades y de sacar al país adelante. Fomentar el crecimiento personal es básico para saber qué gobierno provee oportunidad y quiere progreso y qué gobierno quiere una sociedad ignorante. ¿Qué camino seguir: el conformista o el creativo? La respuesta está en cada uno de nosotros.

 

 

* MedioLleno.sv no es responsable de la opinión de sus columnistas y colaboradores. Conoce la diferencia entre una nota periodística y unacolumna de opinión. Debes mencionar esta fuente en caso de compartir este artículo. 

  • Cuando la gente forma grupos de cualquier clase, inevitablemente se hace presente una “mentalidad orgánica.” Aunque los miembros proclamen su tolerancia a las “diferencias”, la realidad es que las personas notoriamente distintas los hacen sentirse incomodos e inseguros, lo cual pone en duda los valores de la cultura dominante. Surgen normas no escritas sobre “lo apropiado” ajustadas al espíritu de la persona en la cúspide. Sus lambiscones sienten la necesidad de exhibir ciertas opiniones que se ajustan a esas normas. Y nunca faltan unos cuantos en el grupo que se erijan en supervisores de lo apropiado, los cuales suelen ser muy peligrosos. Si tu tienes una vena rebelde o naturalmente excéntrica, como suele ocurrir entre quienes persiguen la maestría de vida, evita mostrar tu diferencia en forma demasiado abierta.

    • Triste apreciación la tuya Ricardo. A los 300 les hace falta coco y tolerancia, que mal que a tu edad sigas viendo un mundo dividido.

      • Me alegro de vivir en un tiempo donde cualquiera puede opinar lo que mejor le parece. Pero debo recalcar que el artículo de Sandra tiene suficientes méritos para que se discutan sus ideas y no distraernos con mi apreciación, la tolerancia de 300, mi edad y cosmovisión o la tristeza, maldad y división que descalifica Roberto.

        • Si sentiste que lo que dije te descalifica Ricardo es algo que no es mi culpa. Y seguiremos viviendo en un pais donde las libertades se respetan muy a pesar de la campaña mentirosa en la que participaste. Saludos!

  • Juan El Sobado

    En lo referente al uso de la creatividad como fuerza primigenia en la busqueda de tu propio rumbo como salvadoreño estas bastante acertada sin embargo cuando expresas que el trabajo es la unica forma de superacion personal debes aclarar que clase de superacion (economica, moral, espiritual, etc.). Otra cosa, por supuesto es claro que los programas de beneficio social no generan oportunidades pero recuerda que no es ese el objetivo, sino mas bien paliar de alguna manera la precaria situacion economica de las comunidades pobres que en nuestro pais son muchas.

26 Mar 2017
Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

Centroamérica produce mucha comida, pero siempre se muere de hambre

26 Mar 2017
¿Qué significa en realidad ser anti sistema?
Colaboradores | Por: Melvin Mejía

¿Qué significa en realidad ser anti sistema?

25 Mar 2017
El poder de permanecer
Colaboradores | Por: Benjamin Marcía

El poder de permanecer

25 Mar 2017
¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?
Colaboradores | Por: Cristian Clavel

¿Será El Salvador el próximo fracaso de la izquierda en América Latina?