Colaboradores

20 Ene 2013
Colaboradores | Por: David Martinez

¿Dónde están los pobres?

Miro con un poco de gracia a los señores comerciantes, sin burla, pues mi papá lo es y así ha trabajado por muchísimos años; me río porque todos lamentan el gran desalojo de San Salvador, ven con lástima a aquellos que se han quedado “sin comer” y acusan al alcalde Norman Quijano, que también tiene mala fama por ello, pero el uso de la fuerza es la única solución aplicable. Esto es así ya que, en administraciones municipales anteriores, se dejó pasar el desorden, cuestión que debería haberse controlado desde un principio. Mi objetivo no es defender al Dr. Quijano, ni siquiera soy de ARENA, sino simplemente expresar mi visión de las cosas.

 

Vivo en Soyapango, estudié mi bachillerato en un Instituto Nacional y soy estudiante de Derecho de la Universidad de El Salvador. Mi vecina de enfrente es una comerciante, vendedora de ropa en el “Hula-Hula”, su hija estudió en un colegio privado y está estudiando también en una universidad privada. El mismo día en que la desalojaron, me sorprendió ver la moto de un restaurante de comida rápida de buen prestigio, por lo que se nota que, aunque la familia no posee muchos lujos, no carece de nada.

 

Me pregunto ¿dónde está la pobreza? Y antes de iniciar el punto que quiero indicar, aclaro que esto no es así para todos. Sin embargo, apliqué una analogía con mi vecina, quien es comerciante y fue víctima de los desalojos.

 

Mi madre, contadora, me ha dado lo necesario, aunque no estoy plagado de lujos — no es una queja, considero más valioso el conocimiento que el dinero–. Observo a los vendedores del mercado, que desperdician su dinero con los mejores artículos de moda, mientras me conformo con mi pantalón de hace 3 años; la mayoría de la gente “pobre” posee celulares de último modelo, y aunque vive en una comunidad de mal nombre, posee su servicio de cable TV.  Otros compañeros que tenía en bachillerato, también comerciantes del mercado, presumían sus cosas ante los demás, llevando los $5.00 diarios, mientras que otros de nosotros apenas sobrevivíamos con $0.50 para un día. Hago estas comparaciones porque sé que muchos se identificarán con ello y me darán la razón.

 

Esto me lleva a pensar si realmente un trabajo en el mercado es la única forma “humilde” de obtener dinero, para “conseguir lo necesario”; o si solo es la forma más práctica para obtener dinero más rápido y satisfacer su vanidosa personalidad.

 

Sobran los comentarios en los que, a través de las redes sociales, expresan su descontento ante la acción coactiva del alcalde; aunque no considero que fue la mejor decisión, pienso que fue imprescindible para poder ordenar San Salvador.

No quiero oírme como un sucio burgués, pero debo aclarar que también hay empresas que pagan impuestos y un local en el cual establecerse, pero que ven sus fachadas obstruidas por las ventas callejeras en los alrededores, lo cual no deja de hacer perder clientes a esos negocios.

 

La decisión más sabia, a mi forma de ver, es reubicar a los vendedores informales en un lugar fijo, un mercado, un centro comercial, y posteriormente, educar a la gente compradora a que elija negocios instalados formalmente para poder adquirir sus productos. Un gran ejemplo ha sido la Alcaldía de San Martín, en la que los vendedores educados y pacíficamente han desalojado sus puestos y serán reubicados. La gente está mal acostumbrada a buscar las ventas callejeras, y claro los vendedores aprovechan esta situación como una forma de “marketing”. Ese es el verdadero pleito de los comerciantes.

 

En fin, solo expreso lo que he visto, mi intención no es juzgar a nadie, todos buscamos un mejor nivel estable de vida.

 

 “A problemas grandes, el diálogo es la solución”.

 

*Colaborador de MedioLleno

28 May 2017
Estas son las turbas pagadas por los tiranos
Colaboradores | Por: Juan Carlos Rivas

Estas son las turbas pagadas por los tiranos

28 May 2017
Cuando la educación es mercancía
Colaboradores | Por: Ricardo Corado

Cuando la educación es mercancía

27 May 2017
Unidos somos azules
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

27 May 2017
Desde El Salvador: carta a Leopoldo López
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Desde El Salvador: carta a Leopoldo López