Colaboradores

14 Jun 2013
Colaboradores | Por: Julio Saravia

Discutamos las ideas con respeto

Las redes sociales, especialmente Twitter y Facebook, se han convertido en un medio de comunicación que utilizamos para expresar nuestra opinión sobre los diferente temas que nos son importantes. Es tanto el poder de las redes sociales que un acontecimiento, tuit, comentario o artículo de cualquier tipo puede volverse viral en cuestión de minutos. Las redes sociales son herramientas con las cuales podemos hacer uso de la libertad de expresión. Sin embargo, no es lo mismo libertad de expresión que falta de educación a la hora de expresarse.

Muchas personas que hacen uso de las redes sociales para opinar o hacer crítica a las ideas y opiniones de otras personas, políticos, periodistas, empresarios y diferentes tipos de personas, se expresan de manera irrespetuosa. Escriben insultos con odio, resentimiento, atacan a la persona en lugar de las ideas, y todo esto guiado por la ideología, estancados en el pasado y con cero objetividad.  

Este tipo de comportamiento de muchos usuarios de las redes sociales lo podemos ver en sitios como éste, o en publicaciones que hacen las diferentes páginas de movimientos sociales o los perfiles oficiales de políticos salvadoreños. Podemos ver artículos de opinión que son escritos por personas de diferentes ideologías y con diferentes propuestas. Como es de esperarse, no todos tienen que estar de acuerdo y se refleja en las diferentes reacciones que genera. Sin embargo resaltan los insultos y los ataques a la persona que escribe o comenta.

Un ejemplo reciente y que sonó bastante en Twitter fue el altercado entre el joven usuario de Twitter, Juanjo Erazo, y el periodista Paolo Lüers. Ambos, se expresaron de la peor de las maneras. Juanjo Erazo expresó: “Este señor porque no se regresa por dónde llego?? Nadie lo quiere en este país!!” (sic) a lo cual Paolo Lüers respondió: “Chistoso: me lo dice un tipo que tuitea desde el 19 de junio 2011 y ahora tiene 39 personas que le siguen. Loser.” Esta respuesta me recordó mis épocas de sexto grado cuando calificaban de populares a los que tenían más amigos y de ‘losers’ o perdedores a los que no, un razonamiento infantil y superficial. La actitud de ambos dejó mucho que desear ninguno de ellos estaba debatiendo las ideas por las que diferían, sino que uno lo insultaba por extranjero y el otro le respondía insultándolo por la cantidad de seguidores que tenía.

Mi pregunta es la siguiente. ¿Son esos los juicios por los que debemos juzgar a una persona? ¿La cantidad de seguidores? ¿La nacionalidad? La cereza en el pastel la puso el alcalde de Nuevo Cuscatlán, Nayib Bukele, quien es uno de los líderes de opinión más influyentes dentro de las redes sociales. El alcalde invitó de manera irresponsable a sus seguidores a devolver el “insulto” de Paolo, por la forma infantil e irrespetuosa en la que reaccionó el columnista. Y así, nació el ‘hashtag’ #PaoloLoser, el cual se volvió viral y estuvo en el primer lugar de los ‘Trending Topic’ de nuestro país, dando paso a una lluvia de ataques e insultos hacia Paolo Lüers.

Nuestro país no avanza por muchos factores y uno de ellos es la falta de educación. No podemos unirnos a los insultos, a la polarización entre derecha e izquierda. Debemos reconocer lo bueno y criticar lo malo sin importar la ideología del que lo exprese. Siempre, debatiendo las ideas y no atacando o juzgando a la persona. La libertad de expresión es un derecho que todos tenemos así que, sigamos opinando, proponiendo, criticando y sobre todo, actuando. Pero siempre siendo respetuosos al expresarnos. 

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar