Colaboradores

7 Feb 2014
Colaboradores | Por: Rocío Rivera

¿Defender la vida es un atentado contra la democracia?

Este día veía con asombro en el noticiero de TVE (Televisión Española), a una diputada del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) decir, en relación al Anteproyecto para la Ley del Aborto, “que se olviden de los derechos de los no nacidos y que se preocupen de los derechos de las nacidas” (refiriéndose a las mujeres) ¿Es que nadie le ha explicado a la diputada que desde el momento de la concepción es una vida humana y por lo tanto las leyes deberían proteger esas vidas? Fue apenas refrescante escuchar a otro diputado defender el derecho a la vida, afirmando que “El aborto no es un derecho, tiene que ser una excepción” (Antonio Bermúdez de Castro, Secretario General del Partido Popular en el Congreso). Ciertamente, será difícil vislumbrar que este anteproyecto de Protección de los Derechos del Concebido y de la Mujer Embarazada no es un “atentado contra la libertad de las mujeres”, y que aceptar esta realidad, no es tener un pensamiento cavernario, oscurantista e inquisitorial, sino vanguardista y basado en la ciencia.

La aprobación de la vigente Ley del Aborto fue otro legado del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y según cifras del sondeo de Sigma Dos para el periódico EL MUNDO, esta ley cuenta con un amplio consenso entre los ciudadanos españoles: el 73,3% quiere que se mantenga el actual sistema, que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo durante las 14 primeras semanas, y sólo un tercio quiere cambiarla. Es evidente que los gobernantes son el reflejo de una sociedad, por eso no sorprende lo expresado por la portavoz del Grupo Socialista del Congreso, Soraya Rodríguez, al afirmar que cambiar esta ley es un “atentado contra la democracia”. ¿Pero qué sociedad piensa que defender la vida de los no nacidos es un acto anti-democrático? ¡Pero si la barbarie es matarlos!

En este mismo contexto, ayer 22 de enero, Francia aprobó la enmienda a la ley sobre el aborto, conocida como Ley Veil, vigente desde 1975, que estipulaba que una mujer debía estar “en situación de desamparo” para poder abortar. Desde ahora, se suprime la noción de “desamparo” como requisito para que una mujer pueda interrumpir un embarazo voluntariamente. Es decir, ahora las francesas tienen el derecho a disponer libremente de la vida del no nacido.

Esta noticia me deja con un sabor amargo, que apenas puedo celebrar la multitudinaria marcha llevada a cabo, también el día de ayer a pesar del intenso frío, en la ciudad de Washington DC, por grupos pro-vida, afirmando que la vida es “sagrada” y se debe respetar desde el momento de la concepción hasta su fin natural. Algunos voceros testimoniaron que dar un hijo en adopción es una alternativa viable, antes que acabar con una vida.

En El Salvador, atrás quedo el emblemático caso de Beatriz (nombre ficticio),    que con un embarazo complejo y el apoyo de grupos pro-abortistas, pretendía cambiar la legislación de este país, uno de los pocos de Occidente que prohíbe el aborto. El 28 de diciembre recién pasado, una marcha por la Vida y la Familia, con más de diez mil asistentes resaltó que en El Salvador, tanto las leyes como su constitución defienden la vida “desde la concepción”… a pesar de que en sus calles, te maten por un par de zapatos.

 

*Colaboradora de MedioLleno

  • Miguel Ángel Pedillos

    Muy bien, Rocío. Todo perfecto salvo cuando hablas sobre la denominada “marcha por la vida y la familia” y sus 10,000 asistentes. Muchos más estamos en contra del aborto y en contra de algunos abortos, momias y cacatúas de la Cruzada Pro Paz y Trabajo como por ejemplo Evangelina del Pilar Sol, Teresa Guevara, Kalena de Velado, María Alicia López Andreu y la estrella Julia Regina de Cardenal. En contra del aborto, sí, pero no al lado esos adefesios insufribles. Está clarísimo que este movimiento está instrumentalizando cuestiones como el aborto y el matrimonio cuando no existe ninguna iniciativa legislativa que pretenda modificar el actual status. Todo este movimiento pretende forzar un debate con fines político-electorales para erosionar por este flanco al FMLN. Son tan burdas estas areneras.

    • alejandra

      Miguel Angel, sinceramente no entiendo cuál es el resentimiento. ¿Luchar por la familia está mal?¿Querer defender a la familia está mal? ¿Por qué en cada comentario, personas como tu tienen que hablar de ARENA Y FMLN si no viene al caso? Me cuesta entenderlo. Además si estas señoras quieren organizar una marcha por la vida y y la familia, ¿por qué no dejarlas?¿A caso no tenemos el derecho a la libre expresión? Ellas no defienden un partido político, defienden a El Salvador.

      Tú has dicho que estás en contra del aborto, pero que estas en contra de momias y cacatúas de la Cruzada Pro Paz y Trabajo. ¿Te aconsejo algo? No faltes el respeto a las personas cuando haces tus comentarios, ya que todo lo que has dicho antes pierde formalidad

      Rocio no quería dejar de felicitarte por el artículo. Vivo en España y es triste saber que hay más niños que mueren asesinados por sus mamás que personas asesinadas por mareros en El Salvador.

      Un cordial saludo a Miguel Angel y Rocío.

      • Rocío Rivera C.

        Alejandra, comparto tu punto, defender la vida y la familia no debería tener un tinte político, aunque la realidad nos muestra que partidos influenciados por teorías marxistas, que ven la maternidad como una carga para la mujer , han logrado legislar a favor del aborto en muchos países. Miguel Angel, ciertamente hace falta más participación de la sociedad civil para que no se permita el aborto en este país. Pero si queremos refrescar sus reconocidos representantes, involucremonos!! Gracias a ambos,

  • Yasmin Martínez

    Gracias Rocío por este artículo tan importante para la humanidad, me atreví a participar porque me tocaron tus últimas palabras Alejandra: hay más niños que mueren asesinados por sus mamás que personas asesinadas por mareros en El Salvador. Que duro se escucha pero es la realidad, y es que cuando quieren despenalizar el aborto se escudan tras esos casos complicados, sin embargo, luego de que esa práctica es libre, cuantas mujeres se practican el aborto por cobardía, por no reflexionar, por elegir el camino más fácil. Es un punto para reflexionar y no para politizar.

  • Andrea

    Con todo respeto, tu artículo se queda en lo superficial, no llegas al verdadero problema del aborto. Solo leo a una persona moralista preocupada.
    Considero que el aborto no debe verse como un problema separado, observemoslo en su contexto: si en la constitución se prohibe cualquier tipo de aborto, entonces también debería prohibirse cualquier tipo de abandono del padre a sus hijos (ya que estamos hablando de moralismos), debería ser prohibido que a ese niño que nació le falte estudio, acceso a alimentación, medicinas, y un empleo digno cuando crezca.
    La solución NO es el aborto, claro esta. Pero por qué solo denunciamos si la mujer abortó o no. Por qué no denunciamos la violación de la que fue víctima la mujer (muchos casos), ¿Por qué solo se enfocan en si el niño nació o no?, ¿Por que no exigir su bienestar cuando nazca?

24 Sep 2017
Hagamos patria, El Salvador lo necesita
Colaboradores | Por: Ricardo Quijano

Hagamos patria, El Salvador lo necesita

23 Sep 2017
La trama del populismo
Colaboradores | Por: Mario Recinos

La trama del populismo

23 Sep 2017
¿Por qué el fracaso escolar en los jóvenes salvadoreños?
Colaboradores | Por: Paula Magaña

¿Por qué el fracaso escolar en los jóvenes salvadoreños?

17 Sep 2017
Monseñor Romero politizado
Colaboradores | Por: Diana García

Monseñor Romero politizado