Colaboradores

5 Jul 2014
Colaboradores | Por: Jacqueline Martínez

“De lo que caiga”

Las condiciones para nuestros jóvenes deben cambiar; las oportunidades deben ampliarse.

Por: Jaqueline Martínez 

@JackitoDM

Anuncios como este encontramos todos los días en los periódicos, a lo que muchos llaman oportunidades de empleo, en la odisea de encontrar algo que pueda generar ingresos para la mayoría de hogares salvadoreños.

Son muchos los jóvenes que al terminar su educación media, emprenden un viaje tedioso y decepcionante al ir repartiendo su hoja de vida de compañía en compañía, sin recibir alguna respuesta favorable, solamente la frase trillada “nosotros nos comunicamos con usted”, terminando con una sonrisa no muy natural para el aspirante.

En nuestro país las opciones de empleo no son muchas y la oferta de un salario digno tampoco. Pero la necesidad de tener algo que comer en la mesa, o la de optar por estudios universitarios, obligan a nuestros jóvenes a trabajar como populosamente ellos mismos dicen “de lo que caiga”.

Diariamente en las calles, podemos observar a jóvenes bajo el intenso sol y muchas veces con el estómago vacío, ofrecer servicios de telecomunicaciones, trabajando en ocasiones (por no decir siempre) más de las ocho horas reglamentarias. Nadie les asegura lograr (aunque sea) una sola venta en el día, por lo tanto, un posible pago a fin de mes se visualiza un poco lejano. Sin embargo, no pierden las esperanzas y continúan haciendo la lucha. Las empresas instaladas en nuestro país, esas multinacionales, parecen no conocer la realidad que se vive en el pulgarcito de América.

Hagamos un pequeño análisis de algunos requisitos. Piden edades de 18 a 25. Mientras no se cumple la mayoría de edad, es casi imposible que alguien tenga una oportunidad laboral. Es por eso irónico, que uno de sus requisitos sea la solicitud de una persona que tenga 18 años con un mínimo de tres años de experiencia.

Ahora la economía de la mayoría de las familias salvadoreñas no alcanza más que para brindar educación media a sus hijos (y eso que no todos tienen esa facilidad). Si desean estudiar en alguna universidad deben pagársela ellos mismos. Muchos buscan trabajo para eso, ¿por qué piden estudios universitarios “de preferencia”?

Por otra parte me pregunto: ¿qué quieren decir cuando escriben “dispuestos a trabajar bajo presión”? ¿Será que van a exigir más de lo que deben  y los aspirantes deben aguantar cualquier tipo de trato por parte de sus jefes? Y para finalizar, la frase “sin problemas de horario” la interpreto como una manera de decirle al posible colaborador “no importa si se siente cansado, si estudia, si se encuentra enfermo y menos si tiene que dedicarle tiempo a sus seres queridos, el trabajo siempre debe ser más importante”.

Muchas preguntas empiezan a surgir en mi cabeza.  Considero que piden cosas, que debido a la situación de nuestra sociedad, es muy difícil cumplirlas a cabalidad o al menos todas al mismo tiempo.

Sin embargo a los jóvenes parece no importarles lo anterior o no pueden darse el lujo de pensar en esos pequeños detalles. Hay que mencionar que muchos pasan por alto las condiciones en las que tendrán que realizar aquel trabajo. No será en una oficina, con aire acondicionado, con una taza de café. Tendrá que ir a la calle, colonias u otros lugares, donde los hechos violentos son el pan de cada día, donde cualquiera podría no solo perder las pocas pertenencias, sino también su vida. Irá sin las herramientas necesarias y por un sueldo menor que el establecido por el Ministerio de Trabajo.

Las condiciones para nuestros jóvenes deben cambiar; las oportunidades deben ampliarse. Los grandes empresarios deben dejar de ver en la juventud una mano de obra barata, y en lugar de explotar, ayudar a capacitar a mentes jóvenes, inteligentes y frescas que siendo bien preparadas, pueden llegar a ser una gran potencia para lograr los objetivos de cualquier corporación. Solamente así, las condiciones de vida de nuestro pueblo podrán mejorar.

  • el bigpapi

    Muy cierto, soy del pensar que en un primer trabajo se puede iniciar “De lo que sea” pero enfocandonos a la carrera que estudiamos para lograr un objetivo, después de una experiencia darse el valor como profesional

  • Carlos Parr

    Comparto el comentario de abajo, que en “teoría” eso debería de ser lo lógico. En mi caso yo ya me gradué de carrera universitaria, pero cometí la estupidez de dedicar el 100% al estudio. Pero hoy en día te piden entre 2 y 3 años de experiencia previa. Mi experiencia es casi nula por no decir “inexistente”. Pero aboslutamente nadie en este pinche país nos ven como pérdida que gente “inexperta como dicen las oficinas de reclutamiento ¿Entonces? Dónde consigo experiencia.. Será que el único lugar es algún restaurante de comida rápida y eso escondiendo el título del CV con el riesgo que investiguen y posteriormente te despidan por haber mentido en tu solicitud.. Alguien con experiencia en RRHH me explique ¿Qué podemos hacer?…. o de plano mejor me voy del país.. Saludos y éxitos a todos. Les dejo la imagen adjunta.. Una campaña así deberíamos hacer… aunque sería pérdida de tiempo en este país.. o talvez no (jajaja iluso yo)… Los milagros pasan….

    • Denisse Amaya

      Muy buena imagen! Y es muy cierto lo qur dices, hay empresas q cuando saben q tenes titulo entonces te tildan de sobrecalificado por lo que no te dan el empleo…
      Saludos!

      • Carlos Parr

        ¡Exacto! mal cae esa palabra.. Les encanta.. Estás sobrecalificado, te hace falta experiencia, tu perfil no es el idóneo (pero aún así te llaman a entrevista), si me dieran $1.00 por cada vez que me dan una respuesta así, en serio ya no tendría necesidad de trabajar.. No se que es lo que quieren….

23 Jul 2017
¿Son coherentes nuestros políticos?
Colaboradores | Por: Mario Recinos

¿Son coherentes nuestros políticos?

22 Jul 2017
La revolución que se vendió
Colaboradores | Por: Ludwin Arévalo

La revolución que se vendió

15 Jul 2017
Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Valiente y Wright Sol ¿entre renovación y tradición?

15 Jul 2017
Lo que el dinero no puede comprar
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Lo que el dinero no puede comprar