Colaboradores

23 Nov 2013
Colaboradores | Por: Salvador Cuéllar

De Arte y de obligaciones incumplidas

No hay lugar a dudas de que en nuestro país, las personas que se dedican a las artes plásticas, les es casi imposible sobrevivir de tan bello oficio. Mucho artista nacional acumula cantidad de sus obras en sus casas, puesto que no hay difusión, ni espacios donde hacerse ver. El poco poder adquisitivo también dificulta que el salvadoreño se interese en adquirir obras de arte, puesto que invierte su dinero en otro tipo de necesidades prioritarias. Además, el Estado hace poco (nada) para promocionar al artista plástico nacional, aun cuando está obligado por Ley a hacerlo.

El 14 de junio de 1968, fungía como presidente el General Fidel Sánchez Hernández, se publicó en el Diario Oficial la LEY DE PROMOCIÓN DE LAS ARTES PLÁSTICAS. Tiene apenas once artículos, y en su primer considerando, dice: Que el Art. 196 de la Constitución Política establece que “Es obligación y finalidad primordial del Estado la conservación, fomento y difusión de la cultura”, (en nuestra actual Constitución ya no es el art. 196, sino que, ahora es el art. 53). Esta ley, en el art. 1 especificaba que, todo edificio nacional que costara en su construcción más de 300 mil colones, debía decorarse con pinturas, esculturas, gráficas o cerámicas con motivos, principalmente, histórico nacionales. Además, la cantidad a invertir en arte sería del 3% del costo total de la construcción, siempre que no excediera de un millón de colones; si el costo total de la construcción excedía esa cifra, se invertiría el 2% y contendría obras murales o escultóricas integradas a su arquitectura art. 2 y 3, y especificaba cómo y quienes constituirían el jurado que escogería el motivo o tema de las obras artísticas, cómo se llevaría a cabo la adjudicación de la obra, y como requisito indispensable para participar, era necesario ser salvadoreño.

Pese al año en que se publicó esta Ley de artes plásticas, continúa, hasta hoy, siendo ley vigente y, lastimosamente, es una ley enteramente olvidada.

El 10 de Julio de 2012, se publica en nuestro Diario Oficial la ratificación de la CONVENCIÓN SOBRE LA PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN DE LAS EXPRESIONES CULTURALES, y entre sus objetivos tiene, art. 1, literal e)promover el respeto de la diversidad de las expresiones culturales y hacer cobrar conciencia de su valor…”. En nuestro país, pareciera que se difunde el “irrespeto” a las expresiones culturales, basta con mencionar que tenemos una autoridad eclesial que mandó a retirar un icónico mural de nuestra Catedral.

A mediados de septiembre 2012, la fracción del FMLN introdujo una propuesta que consiste en promover una Ley de Cultura, que abarca puntos bastante álgidos (como la censura, por ejemplo). Un año después, aun con el empuje que ésta fracción intenta darle, ha quedado estancada en la Comisión de Educación y Cultura de la Asamblea Legislativa. Está bien que se tenga esta propuesta, pero si no se llega a aprobar, quedará abandonado, como hasta ahora, el arte en nuestro país. Importante sería, para dar una pequeña solución a corto plazo, empezar por cumplir la Ley de artes plásticas vigente desde 1968; quizá por ignorancia u olvido ningún funcionario habla de ella.

Algunos dirán que el país tiene grandes carencias como para invertir en arte y cultura, pero es importante cumplir esa Ley, primero, porque es Ley (y es mandato constitucional) y la Ley debe cumplirse;  segundo, le abre espacios al artista nacional; y tercero, a largo plazo, se transforma en beneficio económico puesto que atrae turistas extranjeros, como es el caso de los murales de Diego Rivera en México o el Museo Metropolitano de Nueva York, que según el sitio web de la National Geographic, en 2012 recibió “poco más de 8 millones” de turistas, muchos más de los que recibe nuestro país en un año entero.

Así que, vale la pena que el Estado tome la iniciativa y dé apoyo al arte, para incrementar ingresos al país, y también, para aumentar nuestro patrimonio cultural.

*Colaborador de MedioLleno

27 May 2017
Unidos somos azules
Colaboradores | Por: Paula Magaña

Unidos somos azules

27 May 2017
Desde El Salvador: carta a Leopoldo López
Colaboradores | Por: Luis Contreras

Desde El Salvador: carta a Leopoldo López

21 May 2017
Un minuto puede cambiarte la vida
Colaboradores | Por: Diana García

Un minuto puede cambiarte la vida

21 May 2017
Los padres de la Patria
Colaboradores | Por: Karen Rivas

Los padres de la Patria