Colaboradores

4 Mar 2017
Colaboradores | Por: Israel Belloso

Cuando en nuestro trabajo se vive “la supervivencia del más fuerte”

En nuestro tiempo de colegio se nos enseñó la teoría de Darwin, esta nos dice que solo los más fuertes sobreviven al entorno, ya que son aquellos que se someten al cambio.

Esta es una teoría muy buena e interesante que se aplica a seres irracionales, pero muchas veces no lo veo la diferencia entre esta comparación con nuestros trabajos o centros de convivencia social. En muchas ocasiones, para para mantenerse en un buen trabajo, la gente recurre a humillar públicamente, desprestigiar e, inclusive, muchas veces ser el bufón de nuestros jefes; que triste pensar que los seres racionales llegan a caer en una doble moral para sobrevivir en su entorno.

Ciertamente, se dice que por pan un hombre es capaz de hacer cualquier cosa, pero muchas veces no es por el pan, sino por el ego o el afán de poder que se tiene. Esto es lo que me pone a pensar y lo peor es que, muchas veces, estas acciones se ven en generaciones que van de salida, las personas con mayor edad. ¿Qué valores están dejando a las futuras generaciones, a sus hijos y nietos?

Al ver esta situación, como joven, me hace pensar que es triste ver como entes racionales son capaces de hacer lo más bajo que les permite su ser para mantener no solamente su sueldo, sino por el hambre de poder que les genera su puesto; así como, el placer de ver que a otro lo humillen en público y la capacidad de poder decir: “no se enoje, es una crítica constructiva”.

Es trabajo me puedes decir y tienes razón, pero estas actitudes en vez de mejorar complican más la convivencia con el otro, estamos creciendo en una sociedad individualista y egoísta. Muchos han puesto en nuestra generación  llamados “millennials” esperanza, pero no podemos seguir con esto, con la misma historia que acarreamos.

Se nos dice que la situación está difícil en nuestro país, pero pienso que con esa amenaza no se pueden vender nuestros ideales a tan bajo costo y todo para mantener una actitud no correcta, donde sobresale el individualismo y egocentrismo. Además, pienso que nuestra superación como personas no depende de cuánta gente aplastemos o hagamos sentir mal, porque al final qué feo debe ser que salgamos de un trabajo y la gente bajo nuestra supervisión agradezca nuestra renuncia o despido.

Este es  el mundo laboral que nuestros padres nos entregan, nosotros que somos sangre nueva y los afortunados que tenemos un empleo o si tenemos un puesto de mando, para los que somos emprendedores, ninguno de nosotros puede seguir el camino de la humillación o ansiar el poder y obtenerlo humillando a los demás. Es nuestro deber no repetir la historia, en donde buena gente se queda sin empleo por defender sus ideales; debemos cambiar lo que nos rodea, ahora que podemos.

11 Nov 2018
Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad
Colaboradores | Por: Lourdes Hernández

Comunidad El Espino, el reflejo de la desigualdad

11 Nov 2018
¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?
Colaboradores | Por: Andrea Marroquín

¿En verdad el aborto es para el bien de la mujer?

27 Oct 2018
El rostro del mundo del siglo XXI
Colaboradores | Por: John Guzmán

El rostro del mundo del siglo XXI

20 Oct 2018
Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?
Colaboradores | Por: Francisco Monzón

Aborto ¿seguro? ¿legal? ¿gratuito?